Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Obama llegó a Cuba para un histórica visita y Trump criticó que Castro no lo haya recibido en el aeropuerto

La campaña electoral norteamericana se metió de lleno, como siempre, en las relaciones entre la isla y Estados Unidos. El pre candidato republicano dijo que Raúl sí recibió al Papa e ironizó sobre “la falta de respeto”

Obama llegó a Cuba para un histórica visita y Trump criticó que Castro no lo haya recibido en el aeropuerto

El presidente de Estados  Unidos, Barack Obama, llegó el domingo a La Habana para una  histórica visita donde buscará llevar el acercamiento con el  gobierno comunista de Cuba a un punto de no retorno, después de  décadas de animosidad entre los viejos enemigos de la Guerra  Fría.                 

En una escena inimaginable hace poco tiempo atrás, Obama  llegó al aeropuerto internacional José Martí en el avión  presidencial Air Force One junto con su familia y fue recibido  por el canciller Bruno Rodríguez, la máxima autoridad cubana  presente en una recepción marcada por una tenaz lluvia.                 

Rápidamente, Obama y su comitiva subieron a una caravana de  vehículos negros que los trasladó hacia La Habana. Durante el  recorrido, los cubanos saludaron desde sus casas al primer  presidente estadounidense en el cargo que visita la isla de  gobierno comunista en 88 años.           


La llegada de Obama a Cuba motivó, sin embargo, criticas del precandidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump, quien consideró hoy una falta de respeto que el presidente de Cuba, Raúl Castro, no lo haya recibido en el aeropuerto de La Habana a su llegada a la isla. 

‘¡Guau! El presidente Obama acaba de aterrizar en Cuba, una gran cosa, y Raúl Castro ni siquiera estaba allí para recibirle. Recibió al papa y a otros. No hay respeto”, escribió el magnate en su activa cuenta en la red social Twitter. 

En un debate de campaña reciente, Trump dijo que no está “de acuerdo con el presidente Obama‘ sobre la política hacia Cuba, pero se encuentra ‘a medio camino‘ entre la posición del mandatario y el rechazo absoluto de sus rivales republicanos. 


‘Creo que tiene que haber algo (que cambie la relación con Cuba). Después de 50 años, ya ha llegado la hora, amigos‘, sostuvo entonces Trump. 

El magnate defendió que hace falta ‘un acuerdo mucho mejor‘ que el que se alcanzó en julio pasado para restablecer las relaciones diplomáticas y avanzó que, Si llega a la Casa Blanca, probablemente cerrará la embajada estadounidense en La Habana hasta que logre un nuevo pacto con Cuba. 

Obama “cómo estas Cuba?
     

‘¿Qué bolá Cuba? (¿Cómo estás, Cuba?)‘, escribió Obama en  jerga cubana en su cuenta de Twitter @POTUS, haciendo referencia  a un video que hizo junto a un comediante cubano difundido el  sábado. ‘Acabo de aterrizar, deseando conocer y escuchar  directamente al pueblo cubano‘.                 

Obama, de 54 años, estará en La Habana hasta la tarde del  martes para escribir una nueva página en las relaciones de los  viejos antagonistas. Durante su estancia se reunirá con Raúl  Castro, escuchará a disidentes, dará un discurso y hasta  disfrutará de una pasión en ambos países: el béisbol.                 

En su último año en el poder, y con las amenazas de algunos  aspirantes republicanos a la Presidencia de romper relaciones  con Cuba, Obama está decidido a que no haya vuelta atrás en el  proceso de normalización de ambos países, apenas separados por  145 kilómetros pero enfrentados por décadas.                 

Obama y Castro se comprometieron en diciembre del 2014 a  poner fin a un distanciamiento que comenzó cuando rebeldes  liderados por Fidel Castro derrocaron en 1959 a un dictador  pro-estadounidense.                 

Desde entonces, ambos gobiernos han restablecido sus  relaciones diplomáticas, firmado acuerdos comerciales, de  telecomunicaciones y de transporte aéreo, entre otros.                 

‘Nosotros queremos hacer el proceso de normalización  irreversible‘, dijo en la semana el asesor adjunto de seguridad  nacional de Estados Unidos, Ben Rhodes, en Washington.                 

A pesar de haber relanzado sus vínculos bilaterales,  Washington y La Habana aún mantienen profundas diferencias. Las  autoridades cubanas consideran el embargo económico impuesto por  Washington desde hace más de medio siglo como el principal  obstáculo hacia la normalización de sus relaciones.                 
El ministro cubano de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca,  dijo que Obama tiene las facultades para seguir relajando el  embargo hacia Cuba al permitir la exportación de empresas  cubanas hacia Estados Unidos, autorizar la inversión de empresas  estadounidenses más allá de las telecomunicaciones, entre otras.        

La visita de Obama era muy esperada por los cubanos, que han  visto a su Gobierno sobrevivir a 10 mandatarios estadounidenses.