Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Obama hará una histórica visita a Cubael 21 de marzo y se reunirá con disidentes

Se reunirá con Raúl Castro para evaluar los avances en la normalización de las relaciones y por ahora no está previsto que se encuentre con Fidel. Críticas de republicanos

Obama hará una histórica visita a Cubael 21 de marzo y se reunirá con  disidentes

El presidente Barack Obama anunció ayer que hará en marzo un histórico viaje a Cuba, el primero de un mandatario estadounidense en ejercicio a la isla en 88 años, con la meta de ampliar los avances logrados con la normalización bilateral e incidir en las mejoras pendientes sobre los derechos humanos.


Obama usó su cuenta oficial de Twitter para informar del viaje a Cuba, que, según detalló luego la Casa Blanca, hará junto con su esposa, Michelle, del 21 al 22 de marzo, para luego volar a la Argentina ya con sus hijas.
"Hace meses, anuncié que comenzaríamos a normalizar las relaciones con Cuba y ya hemos logrado avances significativos", escribió Obama. "El mes próximo viajaré a Cuba para avanzar en nuestros progresos y esfuerzos que puedan mejorar la vida del pueblo cubano", agregó el mandatario, confirmando así los rumores que más temprano daban todas las cadenas estadounidenses. No obstante, y ya marcando la tónica de su visita, destacó que aún persisten diferencias que abordará "directamente" durante su viaje.


"Aún tenemos diferencias con el Gobierno cubano que plantearé directamente. Estados Unidos siempre defenderá los derechos humanos en todo el mundo", tuiteó. Esta "visita histórica" es una "nueva demostración del compromiso del presidente para trazar un nuevo rumbo para las relaciones entre Estados Unidos y Cuba", destacó más tarde en un comunicado el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest.


El anuncio sacudió la campaña presidencial. Varios precandidatos republicanos, entre ellos Marco Rubio y Ted Cruz, ambos de origen cubano, condenaron la decisión. "El problema con el Gobierno cubano es que no es sólo un régimen comunista. Es una dictadura comunista antiamericana", dijo Rubio. Jeb Bush tildó de "desastroso" que Obama "legitime al régimen de Castro con una visita antes de que haya libertad para el pueblo cubano".


La agenda anticipada por la Casa Blanca incluye, además de una reunión bilateral con el presidente cubano, Raúl Castro, encuentros con "disidentes, miembros de la sociedad civil y aquellos que se oponen a la política de los Castro", así como con emprendedores. Por ahora, la posibilidad de una reunión con el histórico líder cubano Fidel Castro no está prevista.


"No esperaría un encuentro con Fidel Castro. Raúl Castro es el presidente de Cuba y Obama se verá con el presidente Castro", argumentó durante una rueda de prensa Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. El viaje de Obama a la isla será la primera vez que un presidente estadounidense en ejercicio pisa territorio cubano desde que lo hizo Calvin Coolidge en enero de 1928.


En aquella ocasión, con motivo de la sexta Conferencia Internacional Anual de Estados Americanos que se celebraba en La Habana, Coolidge fue recibido por el entonces presidente de Cuba, Gerardo Machado. En 1948, el entonces gobernante estadounidense, Harry Truman, visitó la Bahía de Guantánamo y su base naval, territorio controlado por Estados Unidos, y Jimmy Carter también viajó a Cuba en varias ocasiones, pero nunca durante su mandato presidencial.


En diciembre pasado, y en coincidencia con el primer aniversario del acercamiento bilateral, Obama ya había adelantado en una entrevista con el portal Yahoo que esperaba poder visitar Cuba en 2016, su último año de mandato, pero aclaró que solo haría el viaje si se daban las condiciones para reunirse con disidentes en la isla.