Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Nueva jugada del chavismo: pide a la Corte que asuma el rol de la Asamblea Legislativa

Estados Unidos y la OEA reclamaron que el gobierno de Maduro respete la voluntad popular. La oposición anunció que no acatará el fallo judicial que desconoce al Congreso

Nueva jugada del chavismo: pide a la Corte que asuma el rol de la Asamblea Legislativa

El conflicto de poderes se instaló definitivamente en Venezuela. La crisis que comenzó cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) avaló la impugnación de tres diputados opositores y uno oficialista solicitada por el chavismo por la presunta compra de votos, escaló el lunes cuando ese máximo tribunal declaró en "desacato" a las autoridades (opositoras) de la Asamblea Nacional por haber desconocido la orden judicial y haber tomado juramento a los diputados impugnados, al tiempo que declaró nulo todo accionar parlamentario. La desobediencia fue justificada por el recientemente elegido presidente del cuerpo, el veterano Henry Ramos Allup y otros diputados opositores, argumentando que la Corte, a la que acusan de órgano del chavismo, ignora la voluntad del pueblo expresada en las urnas.


Pero el choque de poderes se potenció ayer y el contragolpe del chavismo no tardó en llegar. El diputado oficialista y ex presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello planteó que el TSJ asuma la función de "legislar" mientras el Legislativo se mantenga en "desacato", sin retirar a los diputados cuya elección fue impugnada.


"Si no lo hace la Asamblea Nacional (legislar) alguien tiene que hacerlo, porque el Estado no se va a paralizar, el constituyente fue sabio, dejó eso en manos del TSJ", dijo Cabello, en los hechos el "número dos" del gobierno, debajo del presidente Nicolás Maduro. Y aseguró que el órgano judicial "ya ha hecho" antes esta función.


Cabello citó el artículo 336, punto número 7, de la Constitución de Venezuela, que dice que dentro de las atribuciones de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo está "declarar la inconstitucionalidad de las omisiones del Poder Legislativo", cuando "haya dejado de dictar las normas" que garantiza la Carta Magna. El artículo añade que el Tribunal Supremo debe "establecer el plazo y, de ser necesario, los lineamientos de su corrección".


La Asamblea Nacional –que por primera vez en 16 años está controlada por la oposición– tenía previsto ayer tratar el decreto de "emergencia económica", pero la sesión fue levantada por falta de quórum. Ramos Allup evitó atribuir la ausencia de los opositores a la decisión del TSJ y adelantó que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) hará en breve un "pronunciamiento de fondo" sobre la decisión de ese máximo tribunal tras realizar consultas por estas horas.


Maduro tenía previsto presentar al Congreso ayer el decreto de emergencia –que cuenta con el aval de los empresarios nucleados en Fedecámaras– para encarar la grave crisis económica del país. Pero tras el fallo del TSJ dio marcha atrás.


Ante el choque de poderes cada vez más abierto, Estados Unidos reclamó al gobierno venezolano respeto al proceso democrático y a la separación de poderes en Venezuela. "Creemos que el diálogo político es la mejor manera de abordar los serios retos que enfrenta el pueblo venezolano", dijo un portavoz del Departamento de Estado. En tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, llamó a respetar "integralmente el equilibrio institucional" en el país.