U$D

MARTES 23/04/2019

Notre Dame, símbolo de París por más de 600 años: qué joyas podrían perderse

El incendio en la catedral Notre Dame pone en riesgo pinturas, vitrales, campanas, esculturas,  y mobiliario, entre otros. Además, un puñado de objetos vinculados a la crucifixión de Jesucristo.

Notre Dame, símbolo de París por más de 600 años: qué joyas podrían perderse

Las obras de restauración en la Catedral de Nuestra Señora de París – o como se la conoce, Notre Dame- desataron un incendio en la parte superior de la estructura que por estas horas arrasa con un símbolo histórico y cultural de la capital francesa.

Pinturas, esculturas como las famosas gárgolas, órganos, vitrales, las famosas campanas y más de 670 años de historia se encuentran en peligro luego de que las llamas consumiesen parte de la cúpula principal y se cobraran la aguja de la catedral que se derrumbó ante millones de ojos.

En todas partes del mundo se podía ver en vivo y en directo cómo comenzaba a desmoronarse la edificación de estilo gótico que comenzó a construirse en 1163 y se concluyó en 1345 y que recibe a 12 millones de turistas al año.

Situada en la pequeña isla de la Cité, rodeada por las aguas del río Sena, la catedral es famosa por ser escenario de múltiples acontecimientos artísticos e históricos. Es el escenario de la novela "Nuestra Señora de París" de Victor Hugo donde surgen personajes como el  jorobado Quasimodo, y el lugar donde Napoleón se autocoronó emperador en 1802.

Se cree que la primera piedra fue colocada ante la presencia del Papa Alejandro III. El proyecto, llevado adelante en distintas etapas por diferentes arquitectos, respondió al movimiento artístico prominente de la época, el estilo gótico.

Durante la Revolución Francesa, la catedral sufrió numerosos actos vandálicos, en los que se desarmó su aguja, se saqueó su tesoro y las grandes estatuas del pórtico resultaron destruidas. La catedral se transformó durante los años agitados en almacén.

Fue Devuelta al culto católico en 1802, se la restauró y, ya en el siglo XX, consiguió escapar indemne a las dos guerras mundiales. Sus campanas sonaron para anunciar, el 25 de agosto de 1944, la liberación de París.

Mucho más recientemente, las nueve campanas gigantes de las catedral fueron reemplazadas en 2013.

Reliquias con siglos de historia

En el altar de Notre Dame la escultural La Piedad de Nicolas Coustou data del siglo VIII preside el espacio rodeada de figuras en actitud de súplica de los reyes Luis XIII (Coustou) y Luis XIV (Antoine Coysevox).  

El espacio donde se ubica el coro conserva mobiliario original del siglo XVIII con su típica decoración barroca.

Los vitrales, ubicados por todas partes tanto en forma de ventanales como en sus tres rosetas, fueron colocados, dañados y reparados en distintos momentos de la historia.

Un tesoro católico

El incendio amenaza con cobrarse un tesoro católico: se trata de objetos utilizados por Jesucristo durante la Última cena y su posterior crucifixión.

Las reliquias de la Pasión de Cristo, tal como se las conoce, incluyen un pedazo de la cruz en la que habría sido crucificado Jesucristo, un clavo que se habría utilizado y la Corona de espinas.

En su página web la catedral advierte que se han realizado múltiples y distintos tipos de estudios para intentar determinar, sin éxito, su autenticidad. No obstante, han sido objeto de devoción católica durante más de 16 siglos.

Las reliquias son exhibidas en público para su veneración el primer viernes de cada mes y, especialmente, durante el Viernes Santo.

Arquitectura

La catedral de Notre Dame de París tiene forma cruz latina, con un gran cuerpo de cinco naves, más capillas laterales.

La nave principal tiene de un total 127 metros de largo y 48 de ancho. El transepto (una nave transversal que forma el brazo corto en una iglesia) particularmente corto, tiene 14 metros de ancho y 48 metros de longitud, es decir, la misma medida del ancho de la nave. 

A su vez, la edificación alcanza en la aguja (cúpula) una altura máxima de 96 metros y una superficie total de 5.500 metros cuadrados. 

En la organización de la fachada, que sigue un patrón jerárquico y geométrico, se pueden distinguir la torre norte, la torre sur, la Galería de las quimeras, el rosetón occidental, la Galería de los reyes y las tres puertas de acceso que representan a la Virgen, el Juicio Final y Santa Ana.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés