No se sabían las medidas y El País ya hablaba de "El agosto horrible de Argentina"

El artículo fue colgado en la web del diario español antes de que se conocieran las nuevas disposiciones del Banco Central que restringen la operatoria con divisas. La nota traza un balance dramático de la última etapa del gobierno de Macri.

"Macri vive un final de mandato agónico, con depreciaciones continuas de la moneda y riesgo de suspensión de pagos", dice un artículo del diario El País subido a la web hoy antes de que se conocieran las nuevas disposiciones del Banco Central sobre el movimiento del mercado de cambios. 

El artículo, con estilo crónica, arranca con una panorámica de la  calle: "'Nos toca vivir de nuevo la misma historia', dijo un importante intermediario financiero, en un restaurante de Buenos Aires. ´Otra vez lo mismo´, suspiró una empleada doméstica mientras planchaba en un apartamento de Recoleta. 'Los argentinos nunca aprendemos', masculló un camarero. Entre la angustia y la resignación, Argentina soporta su enésima crisis. Los elementos son los de siempre: alta inflación, falta de crecimiento, depreciación del peso, necesidad de dólares e incapacidad para pagar las deudas. La semana que se cierra hoy ha sido de vértigo. Agosto ha sido un mes horrible. Y cunde la sensación de que lo peor está aún por llegar".

Y luego describe las últimas medidas del nuevo ministro de Economía, Hernán Lacunza,  quien "se vio forzado a despertar los peores fantasmas del pasado: anunció que la deuda sería 'reperfilada' (cada crisis tiene su neologismo), es decir, que no se pagaría en la fecha debida, con el fin, dijo, de ahorrar reservas, apuntalar el peso, tranquilizar los mercados y reducir el riesgo-país. Dos días después, el riesgo-país (el sobreprecio que exigiría un prestamista) había saltado de 2.100 a 2.500, el dólar había pasado de 60 a 62 pesos, los mercados seguían en alarma roja y las agencias de calificación de deuda empezaban a mencionar la palabra más temida: default, o suspensión de pagos. Otra vez".

"Todo el mes de agosto fue una pesadilla para la economía argentina", continúa la nota y precisa que "el momento clave se produjo con las elecciones primarias del día 11, esas que según el presidente Mauricio Macri iban a definir 'los próximos 30 años': Macri sufrió un descalabro monumental (49% frente a 33%) y quedó claro que el próximo presidente no iba a ser él, sino el peronista Alberto Fernández, acompañado en la vicepresidencia por la muy amada y muy odiada ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Los indicadores financieros se desplomaron al día siguiente, lunes. El drama de agosto se resume con unas pocas cifras: la Bolsa de valores cayó un 72%, el peso se depreció un 38%, el valor de la deuda en bonos se redujo un 55% y la inflación se descontroló. Aún no hay cifras oficiales, pero se estima que los precios habrán subido al menos un 5% en un mes. Eso sitúa la inflación interanual en torno al 60%".

"Para Macri, evidentemente conmocionado desde las primarias, y para el conjunto de coalición en el gobierno, el desplome se debe al temor de los inversores a un regreso del kirchnerismo. Ese factor cuenta, sin duda. Pero también cuentan los errores de Macri, a quien la deuda se le fue de las manos (por lo que se vio obligado a buscar auxilio contrayendo una deuda adicional de 57.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional), que no fue capaz de domeñar la inflación, que provocó una recesión con su política austeridad y, sobre todo, que no supo percibir el malestar que se respiraba en los hogares de un país en el que más de un tercio de la población vive en la pobreza, y casi el 10% sufre deficiencias alimentarias severas", agrega.

Tags relacionados
Noticias del día