Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Naciones Unidas le reclamó a Trump retirar el decreto migratorio

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, le pidió al mandatario estadounidense, Donald Trump, que retire su decreto sobre migración que impide el ingreso a EE.UU. de refugiados por 120 días y ciudadanos de siete Estados de mayoría musulmana durante 90 días, al considerar que esas medidas no evitarán la llegada de terroristas al país.
Con la experiencia previa de 10 años como Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Guterres afirmó: "Esas medidas deberían ser retiradas lo antes posible" y apuntó que "violan nuestros principios básicos y creo que no son efectivas si el objetivo es realmente impedir que terroristas entren a EE.UU". Por su parte, el Vaticano expresó su "preocupación" por el decreto migratorio y el de la construcción del muro en la frontera con México. "Ciertamente hay preocupación, porque somos mensajeros de otra cultura, la de la apertura", dijo el subsecretario de Estado del Vaticano, arzobispo Angelo Becciu.
Puertas adentro, numerosos diplomáticos estadounidenses expresaron formalmente su rechazo al decreto, algo con lo que tendrá que lidiar el nuevo secretario del Departamento de Estado, confirmado ayer en el cargo: el empresario petrolero Rex Tillerson, ex jefe de ExxonMobil -donde trabajó por más de 40 años- que no posee experiencia diplomática y tiene buenos vínculos con funcionarios del gobierno ruso.
Cuando el lunes trascendió la postura crítica de los funcionarios, que era contenido reservado e interno del Departamento de Estado, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, contraatacó diciendo que debían seguir el programa o irse.