Moderados y radicales atizan disputa demócrata en EE.UU.

Los izquierdistas Bernie Sanders y Elizabeth Warren salen airosos en el debate interno. De todas formas, el centrista ex vicepresidente, Joseph Biden, es el gran favorito para ir por la presidencia.

Los aspirantes del Partido Demócrata a la Casa Blanca ya se encuentran en plena carrera electoral para saber quién será el que competirá con Donald Trump en las elecciones de noviembre de 2020 en los Estados Unidos. Por supuesto, si el actual presidente se postula nuevamente y es reelegido como candidato republicano.

Aunque aún faltan seis meses para que se inicie el raid de primarias que, tal como es tradición allí, se realizan durante varios meses en distintos Estados y con diferentes métodos de votación, los candidatos ya tuvieron debates públicos y pujan por convencer al electorado afín.

La pulseada esta vez es entre moderados y radicales. Al primer grupo pertenece el favorito Joe Biden, ex vicepresidente de Barack Obama. Y al segundo grupo, quien compitió con Hillary Clinton en la elección pasada, el senador por Vermont, Bernie Sanders, quien junto a Elizabeth Warren, la otra candidata izquierdista, fueron las estrellas del último debate en el que explicaron su plan de "Medicare para todos".

"No comprendo por qué se somete alguien a todas las complicaciones de competir por la presidencia de Estados Unidos sólo para hablar de lo que no podemos hacer y aquello por lo que no debemos pelear", dijo Warren, senadora por Massachusetts, criticando la "falta de agallas" de los demócratas.

Sanders, senador por Vermont, se mostró de acuerdo: "Estoy un poco harto de demócratas que tienen miedo de las grandes ideas".

Los analistas señalan que, de todos modos, la pulseada ideológica ya está ganada por este bando. Es que todos los candidatos -que son alrededor de 20- deberán tomar parte de esa agenda para poder salir victoriosos en la interna.

Lo que no está claro, sin embargo, es que algunos de estos "radicales" logre ser quien encarne la propuesta final.

Las encuestas muestran a Biden en baja, pero firme en primer lugar en un número que ronda el 25% de intención de voto. Sanders y Warren navegan en el rango del 15%, al igual que Kamala Harris, senadora por California y miembro del ala más progresista también.

Una particularidad es que no hay candidatos negros en esta elección, aunque el debate por el racismo, la inmigración y la integración étnica forman parte central de las discusiones.

Ese es el tema central por el que intentan diferenciarse de Trump, al que muchos de ellos califican, sin matices, de racista.

Tags relacionados