U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Ministros británicos acusan a May de desvirtuar el Brexit y renuncian

El canciller Boris Johnson y David Davis, responsable de las negociaciones con la UE, renunciaron disconformes con el rumbo que tomaron las conversaciones

Boris Johnson, uno de los principales impulsores del Brexit, renunció al ministerio de Relaciones Exteriores

Boris Johnson, uno de los principales impulsores del Brexit, renunció al ministerio de Relaciones Exteriores

El Reino Unido no logró aún, a más de dos años de la victoria del Brexit, lograr el consenso necesario para concretar la separación de la Unión Europea.

Al punto que ya amenaza la continuidad del gobierno que surgió luego del referéndum que lo aprobó.Ayer, uno de los principales aliados del gobierno, el ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, renunció disconforme con las negociaciones que la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, lleva adelante con sus socios europeos.

Y lo mismo hizo el ministro para la salida de la UE, David Davis, quién censuró el proyecto de May de negociar un "área de libre comercio" para bienes y productos agrícolas con los 27 socios comunitarios restantes.

Estas dimisiones pusieron en riesgo la permanencia en el poder de May, quién podría correr el riesgo de sufrir en el Parlamento una "moción de confianza" para destituirla del cargo. La mandataria ya sustituyó a los ministros y los reemplazó por Jeremy Hunt para la cancillería y Dominic Raab en el ministerio Brexit.

Para Johnson, el proyecto, que todavía no fue presentado ante Bruselas ni negociado con la UE, conduciría al Reino Unido hacia el estatus de "colonia" del bloque comunitario y lastraría la "independencia" británica.

El ex alcalde de Londres, uno de los impulsores de la campaña por la ruptura con la Unión antes el referéndum de 2016, dijo en su carta de renuncia que su idea del "Brexit" se basa en potenciar las "ventajas particulares del Reino Unido como una economía abierta, global y con las miras hacia el exterior".

"Ese sueño se está muriendo, ahogado por unas dudas innecesarias sobre nosotros mismos", sostuvo Johnson.

Londres y Bruselas deben acordar las condiciones de salida del bloque y esbozar la futura relación comercial. May aseguró que su plan permitiría al Reino Unido retomar el control de "sus fronteras, su dinero y sus leyes", al tiempo que protegería el mercado laboral y permitiría firmar acuerdos de comercio independientes con terceros países.

May remarcó que Gran Bretaña no realizará un nuevo referéndum sobre el acuerdo final para la salida de la UE o retrasar su fecha de aplicación.

Gran Bretaña tiene previsto salir de la UE el 29 de marzo de 2019. El plan británico asegura que el "Brexit" pondrá "fin a la libre circulación" de ciudadanos comunitarios en el Reino Unido, pero establece que los europeos podrán continuar "viajando" al país, así como "pidiendo permisos para estudiar y trabajar".