Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Mientras Bannon pide perdón, el libro sobre Trump rompe récord de ventas

El ex asesor dio marcha atrás con sus críticas sobre el hijo del mandatario. Crece el debate público sobre la estabilidad mental de Trump para gobernar

Mientras Bannon pide perdón, el libro sobre Trump rompe récord de ventas

Los cuestionamientos sobre la capacidad del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para gobernar se acrecentaron en la opinión pública norteamericana desde que el viernes pasado se lanzó la obra "Fuego y Furia: Dentro de la Casa Blanca de Trump".

La compilación de confidencias reunidas a lo largo de 18 meses por el periodista Michael Wolff ya se convirtió en best-seller en Amazon y señala que el propio entorno presidencial duda sobre la aptitud de Trump para ejercer el cargo.

Es un "libro lleno de falsedades", tuiteó el mandatario, retratado en el texto como un hombre inestable, con frecuentes y graves pérdidas de memoria, que se informa sobre todo a partir de la televisión.

"Tengo que soportar un libro falso escrito por un autor totalmente desacreditado", insistió Trump, luego de que el sábado

tuiteara que se considera a sí mismo un "genio muy estable".

En tanto, su ex estratega en jefe Stephen Bannon hizo un mea culpa por los críticos comentarios que profirió sobre Donald Trump Jr. a Wolff, en su calidad de fuente informativa del libro.

Bannon incluso envió ayer una nota a los medios de comunicación en la que se disculpa por no haber desmentido antes la información "errónea" contenida en el polémico texto, en el que calificaba de "traición" y "antipatriota" la decisión de Donald Jr de reunirse en junio de 2016 en Nueva York con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya. Ayer ensayó una excusa: "Mis comentarios estaban dirigidos a Paul Manafort (que también estuvo en ese encuentro), un veterano profesional de campañas con experiencia y conocimientos sobre cómo operan los rusos. Él debería haber sabido que son falsos, maliciosos y no nuestros amigos. Reitero, esos comentarios no estaban dirigidos a Don Jr.".

Hasta el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, salió a defender la aptitud de Trump para gobernar.

Participó de un programa televisivo para opinar que el presidente está "comprometido" con su gestión. "Hablamos sobre algunos de los temas más serios que enfrentan EE.UU. y el mundo, temas complejos, y el presidente está comprometido, entiende la complejidad, hace preguntas verdaderamente difíciles sobre nuestro equipo en la CIA". En el programa de "Fox News Sunday", Pompeo agregó que Trump es un "ávido consumidor" del reporte diario de inteligencia de la CIA.

También la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, defendió a Trump al sugerir que "no se convirtió en presidente por accidente".

El asesor senior de la Casa Blanca, Stephen Miller, recurrió a la CNN para insistir con obsecuencia que "fue justo que Trump se describiera a sí mismo como un genio porque resulta que es una declaración verdadera".