Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Medidas contra inmigrantes de Trump generan protestas en todo EE.UU.

Las restricciones contra refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana provocó caos y confusión en todo el país. Silicon Valley salió al cruce

Inmigrantes retenidos rezan en aeropuertos de Estados Unidos

Inmigrantes retenidos rezan en aeropuertos de Estados Unidos

En la medida de mayor alcance desde que asumió el poder el 20 de enero, Trump suspendió por 120 días la entrada de refugiados al país, prohibió indefinidamente el arribo de refugiados sirios y vetó por 90 días a ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalía, Sudán, Siria y Yemen. Justificó las restricciones como una forma de proteger a los estadounidenses de atentados terroristas. "Nuestro país necesita fronteras fuertes y vetos radicales ahora. Miren lo que ha pasado en toda Europa y en el mundo. ¡Un desastre horroroso!", escribió en Twitter. "Los cristianos de Oriente Medio son ejecutados en masa. ¡No podemos permitir que este horror continúe!".

Grupos de DDHH, activistas y políticos demócratas anunciaron que pelearán contra el decreto, que ha provocado caos y confusión en aeropuertos de todo el mundo y dio paso a protestas de miles de norteamericanos en terminales aéreas estadounidenses el fin de semana. En los aeropuertos, los oficiales de inmigración detenían a extranjeros y nadie parecía comprender los alcances exactos de la medida, generando desconcierto en los principales aeropuertos estadounidenses. Con el transcurso de las horas se especificó que el veto no afectará a quienes tienen una green card o tarjeta verde, el permiso de residencia legal.

La canciller Angela Merkel dijo que la lucha global contra el terrorismo no esa excusa para las restricciones y "no justifica poner a personas bajo una sospecha generalizada sólo por su origen o su fe (religiosa)". Downing Street subrayó estar "‘en desacuerdo con esa forma de encarar" los temas migratorios mientras el presidente francés, François Hollande, instó a Trump a "respetar" el principio de "acogida de refugiados". Por su parte, Teherán anunció que aplicaría la reciprocidad a ciudadanos estadounidenses, ya que Irán es uno de los siete países afectados por el decreto.

El sábado a la noche, una jueza federal de Brooklyn en Nueva York, emitió una orden federal de emergencia establecía que ninguna persona que entre en Estados Unidos con un visado en regla podrá ser deportada por el decreto de Trump hasta el 21 de febrero, aunque no invalidaba otros aspectos del decreto. Lo hizo luego de que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que representa a dos iraquíes que se vieron afectados por la orden mientras intentaban ingresar a Estados Unidos, presentó exitosamente sus argumentos para una estadía temporal. Pero horas después la principal asesora del presidente, Kellyanne Conway, indicó que aquella decisión judicial "en realidad no afecta la orden ejecutiva". Sostuvo que el decreto de Trump no podía ser frenado "por ningún criterio federal", dado que fue emitido en "estado de emergencia y con el fin de prevenir, no detener".

Expresó que entiende lo que es ser detenido en un aeropuerto, pero consideró que es el pequeño precio a pagar por la seguridad nacional. La escalada de protestas fue de moderada a incisiva, incluso dentro de las filas republicanas de Trump.

"Es importante recordar que algunos de nuestros mejores recursos en la guerra contra el terrorismo radical son los musulmanes, tanto en este país como en el exterior (...) Necesitamos ser cuidadosos al hacer esto", señaló el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell. Su correligionario John McCain, que preside el Comité de Servicios Armados del Senado, expresó la preocupación de que la decisión pueda darle más razones al grupo extremista Estado Islámico para impulsar a sus seguidores a pelear contra EE.UU. En tanto, en la madrugada de ayer se ejecutó la primera operación militar aprobada por Trump en Yemen, que se saldó con la muerte de 14 militantes de Al Qaeda y un comando estadounidense, según reportó el Ejército de EE.UU.