Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

May asumirá como primera ministra de Gran Bretaña para conducir el Brexit

La nueva líder del Partido Conservador se instalará mañana en Downing Street. Su única rival en la disputa se bajó tras reconocer que no tenía suficiente apoyo entre los tories

May junto a diputados conservadores ante el Parlamento

May junto a diputados conservadores ante el Parlamento

La ministra del Interior de Gran Bretaña, Theresa May, asumirá mañana como primera ministra del Reino Unido con mandato hasta 2020 en reemplazo de David Cameron, con el desafío de dirigir las negociaciones para la salida del país de la Unión Europea (UE).

El camino de May, de 59 años, quedó libre tras la sorpresiva renuncia de su única rival en la carrera por el cargo, Andrea Leadsom, partidaria del Brexit, pero con poco respaldo entre los parlamentarios conservadores.

La política torie, una euroescéptica de alma, pero que se sumó a la campaña a favor de la permanencia en el bloque europeo, confirmó ayer que no se saldrá del camino. "No sabría ser más clara: no habrá un intento para mantenernos en la UE. Brexit significa Brexit y nosotros lo haremos con éxito", dijo ayer en Birmingham (centro de Inglaterra).

"Tendremos una nueva primera ministra en ese edificio detrás de mi el miércoles por la noche", confirmó Cameron a los periodistas apostados ante su residencia en Downing Street. Cameron participará ese día en su última sesión de preguntas como primer ministro en el Parlamento antes dimitir ante la reina Isabel II.

Como nueva líder de los conservadores, cargo en el que ayer fue confirmada, May tendrá la tarea de unificar a los tories, tras la brecha que abrió la campaña por el Brexit.

Junto a decenas de diputados ante las puertas del Parlamento, anticipó la impronta de su gestión. "Necesitamos una nueva visión de futuro, sólida y positiva. Una visión para un país que funcione no solo para unos pocos privilegiados, sino para todos", dijo, haciendo hincapié en la necesidad de un liderazgo fuerte, como antídoto a la incertidumbre que generó en el país el resultado del referéndum del 23 de junio, que sepultó los sueños de Cameron. El ministro de Finanzas, George Osborne, llegó ayer a Nueva York para comunicar la voluntad de su país de mantener un clima favorable a los negocios. Viajará también a China y Singapur.

May había obtenido una aplastante mayoría en la ronda de votaciones iniciada la semana pasada entre los parlamentarios conservadores, en detrimento de sus competidores. Se impuso al ministro de Justicia, Michael Gove, entre otros, y cuando se esperaba que 150.000 adherentes votaran en un proceso que culminaría el 9 de septiembre quién sería su nueva líder, Leadsom dio un paso al costado.

Pero las consecuencias del Brexit también golpean al Partido Laborista. La diputada Angela Eagle anunció su candidatura para desplazar a Jeremy Corbyn del liderazgo de la formación, lo que abrirá el camino a nuevas elecciones internas. Triunfalmente elegido en septiembre pasado con el voto de los militantes, Corbyn es rechazado por parlamentarios que critican sus posiciones izquierdistas y lo considera incapaz de ganar elecciones legislativas. El jefe de los laboristas avisó que pondrá resistencia.