Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Más poder para Erdogan tras ganar en forma ajustada el referéndum turco

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, obtuvo una ajustada victoria en el referéndum constitucional que prevé entregar todo el poder ejecutivo al mandatario, mientras los dos principales partidos de la oposición –CHP y HDP– denunciaron "manipulaciones" e intentarán pedir otro recuento.

Según los datos anunciados por la Junta Suprema Electoral, el "sí" ganó con una diferencia de 1,25 millones de votos, sobre un total de 56 millones de sufragios validados. Previamente y con el 99% de las urnas escrutadas, la agencia de noticias semipública Anadolu señalaba que el "sí" logró el 51,3% de los votos frente al 48,7% del "no".

Tanto el presidente como el primer ministro, Binali Yildirim, del partido AKP se dirigieron a sus seguidores en sendos discursos públicos para felicitarse por el triunfo de la reforma, que el mandatario definió como "histórica" y que, dijo, "traerá cambios profundos".

Cuando se confirme la victoria, Erdogan, de 63 años, estaría habilitado para permanecer en el poder hasta 2029.

Antes de ser elegido presidente, fue primer ministro entre 2003 y 2014. Hace nueve meses superó un intento de golpe de Estado y desde entonces, el país está bajo estado de emergencia. Cerca de 47.000 personas fueron arrestadas y más de 100.000 perdieron sus empleos o fueron suspendidas.

La reforma prevé en particular la supresión del cargo de primer ministro en beneficio de un presidente que concentraría amplias prerrogativas. Los detractores de la reforma sostienen que es un nuevo giro autoritario de un hombre al que acusan de querer acallar cualquier voz crítica.