Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macron y Merkel planean cambios para relanzar la Unión Europea

El eje franco-alemán se potencia con la llegada del nuevo presidente galo, que nombró primer ministro a un conservador. Proponen profundizar la unión monetaria

Macron y Merkel planean cambios para relanzar la Unión Europea

Un día después de asumir la presidencia de Francia, Emmanuel Macron hizo su primer viaje oficial a Berlín donde se reunió con la canciller alemana, Angela Merkel. Con gestos mutuos de aprobación, decidieron revitalizar el eje franco-alemán para lograr una Unión Europea (UE) más efectiva y protectora.

Merkel destacó que la unión monetaria debe "profundizarse" y "hacerse más resistente ante posibles crisis", y consideró que se podría impulsar con una cierta armonización fiscal, atendiendo una de las propuestas del líder francés.

La canciller apostó por una relación "de plena confianza" que genere "una estrecha cooperación" para el bienestar de Francia y Alemania. También dijo ve bien la posibilidad de incluir – como sugirió Macron–, una cláusula de reciprocidad en las relaciones comerciales, un instrumento que permita poner freno a importaciones de países extracomunitarios que no cumplan ciertos estándares y minen la competitividad de los productos de la Unión.

Ambos se mostraron dispuestos a cambiar los tratados para reformar la UE, en crisis frente al ascenso de los partidos antieuropeístas y xenófobos. "Desde el punto de vista alemán, es posible cambiar los tratados si tiene una utilidad", declaró Merkel y Macron dijo que "no tendría reparo" con eso.

El presidente francés pidió una UE "menos burocrática" y que "proteja mejor" a sus ciudadanos y descartó de forma contundente los denominados "eurobonos", una propuesta lanzada durante la crisis de la zona euro que consistiría en mancomunar deudas entre los países que comparten la moneda, algo a lo que Berlín se opone.

"No estamos a favor de mancomunar antiguas deudas" dijo Macron al alegar que esto promovería la "irresponsabilidad" fiscal entre los países. Reivindicó su iniciativa de promover las inversiones públicas y privadas en la eurozona para incentivar el crecimiento, con "nuevo dinero" procedente de los presupuestos.

En Francia, Macron nombró primer ministro al diputado conservador moderado Edouard Philippe, que al asumir el cargo reivindicó: "Soy (...) un hombre de derecha". Macron intenta atraer a la derecha para obtener una mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas de junio e impulsar las reformas liberales y sociales que prometió. Su movimiento La República en Marcha (LRM) anunció una nueva lista con los candidatos a los 577 escaños de la Asamblea Nacional, a la que se sumaron nombres relevantes del partido del centrista François Bayrou, MoDem.