Brasil: Lula negocia con autoridades su entrega y pasó la noche en el sindicato

El exmandatario dejó trascender que no abandonará la sede del sindicato de Metalúrgicos en las afueras de San Pablo por el momento tras vencerse el plazo dado por el juez Moro para que se entregue en Curitiba. 

El Supremo Tribunal de Justicia (STJ) de Brasil negó el habeas corpus presentado esta madrugada por el  ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para intentar postergar su orden de detención dictada por el juez Sérgio Moro.

El juez federal Sérgio Moro había dado plazo hasta las 17 al líder opositor para que se presente en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, en el sur de Brasil, para empezar a cumplir su condena por una causa por corrupción, pero Lula  permanece en el  Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campos (afueras de Sao Paulo), donde pasó la noche del jueves. 

Entre versiones de negociación entre los abogados de Lula y las autoridades para una posible entrega, el diputado Ze Geraldo del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), de Lula, dijo a la agencia francesa AFP que el líder de 72 años pasará la noche del viernes en el sindicato en el que inició su ascenso político hasta la presidencia (2003-2010).

“Ya está definido: Lula no va a Curitiba (sur). Vamos a pasar la noche aquí. Esa decisión ya fue tomada (...), después se negociará cómo sigue , señaló desde el interior del edificio.

Miles de partidarios se congregaron el viernes por la mañana a ante el Sindicato de los Metalúrgicos en San Pablo, donde Lula pasó la noche

La decisión de rechazar el habeas corpus presentado más temprano fue tomada por x Fischer, del máximo tribunal penal. El pedido indicaba que el juez Moro no había esperado a todos los trámites necesarios para dar por cerrada la segunda instancia, como reclamaba la defensa y había establecido el Supremo Tribunal Federal antes de dar luz verde a la orden de detención del expresidente.

Horas antes, a la mañana, el mismo STJ había negado otro habeas corpus presentado a favor del ex presidente. El mismo juez Fischer lo decidió y aún debe analizar “decenas de pedidos similares.

La celda que espera a Lula

En tanto, la prisión de Curitiba se dispuso una “sala especial para alojarlo que cuenta con “una cama, una mesa con sillas y un baño y está aislada del resto de los detenidos.

La sala tiene 15 metros cuadrados, se ubica en el cuarto piso de la sede y fue habilitada para él en virtud de su condición de ex presidente.

La Policía indicó además que el fundador del Partido de los Trabajadores solo podrá recibir visitas los miércoles de sus familiares más próximos, mientras que el resto necesitará una autorización judicial.

En esa sede se encuentran 20 detenidos, siete de ellos por el caso Petrobras, el escándalo de corrupción destapado en el seno de la petrolera estatal.

Lula es el máximo favorito en las encuestas de cara a las elecciones presidenciales de este año.
Corrupción y lavado de dinero

Lula, de 72 años, fue condenado por corrupción pasiva y lavado de dinero en un caso que involucra la cesión de un apartamento en un balneario del estado de Sao Paulo a cambio de contratos para una constructora con la petrolera Petrobras, la que está controlada por el Estado.
 
El líder, favorito en las encuestas de intención de voto para la elección presidencial de octubre, quedaría impedido de presentarse a cargos públicos al estar condenado por un tribunal colegiado. 

El político negó ser dueño del departamento así como cualquier conducta impropia y dice ser blanco de una persecución política para que no compita en la contienda. 

Lula presidió Brasil en dos períodos entre 2003 y el 1 de enero de 2011, cuando dejó el poder con una aprobación de más de 80%. Entonces, su apoyo fue suficiente para que la sucesora que escogió, Dilma Rousseff, fuera elegida dos veces, pese a que nunca había ocupado un cargo de elección popular. 

Rousseff fue sometida a un juicio político y destituida en medio de un escándalo de corrupción y una crisis económica a mediados de 2016. 

Tags relacionados