Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los tres consejos demócratas para que Hillary Clinton refuerce su campaña frente a Trump

La candidata demócrata a la Casa Blanca sumó el respaldo en persona de Obama. Pero los discursos irán cambiando en el tramo final de la carrera presidencial.

por  JORGE SOSA

Editor general de Cronista.com
1

Hillary Clinton tuvo ayer dos buenas noticias en su campaña presidencial. El FBI recomendó no presentar cargos en el caso de los mails privados que usó la ex secretaria de Estado para manejar información oficial clasificada. Por otro lado, el presidente Barack Obama se sumó formalmente como apoyo en su carrera a la sucesión y compartieron un acto juntos.

Pero quienes siguen de cerca la campaña demócrata creen que Hillary necesitará hacer algunos ajustes importantes en sus planes para poder enfrentar en noviembre al sorprendente Donald Trump. Los números de las encuestas predicen, por el momento, una carrera menos abierta de lo esperado: sólo 6 puntos de ventaja lleva Hillary, según una reciente encuesta de USA Today y la Universidad de Suffolk.

“Todavía no tenemos formalmente los candidatos”, aclara Peter Quilter, investigador senior del Centro Ash y ex consejero para Latinoamérica de la campaña de Obama. Cree que el actual escenario puede cambiar una vez que se definan las fórmulas completas y que se lleven a cabo las convenciones partidarias en las que se nominan los candidatos.

“En realidad nos sorprende la brecha que se ha abierto entre las dos posturas, porque en realidad no es tanta la que hay entre ambos partidos”, evalúa Quilter, quien estuvo en Buenos Aires en un encuentro organizado por el Diálogo Argentino-Americano y la embajada estadounidense.

En coincidencia, días atrás el profesor Héctor Schamis, de la universidad de Georgetown, había alertado en un artículo publicado en el diario El País que “la polarización es útil para las primarias, pero ocurre a la inversa en la elección presidencial, cuando votan muchos más y la agregación produce una convergencia hacia el centro, es decir, hacia la moderación”.

Pero la campaña está rodeada de incertidumbre y a Hillary le corre el reloj para lograr el impulso que la ubique en el centro de la escena. Y las recomendaciones comienzan a llegar.

Según Quilter, quien llegó a trabajar como consejero en la oficina para el Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado durante la administración Clinton, la candidata demócrata debería:

1.Trabajar fuerte en captar los votos de su contrincante en la primaria partidaria, el socialista Bernie Sanders. Tiene respaldo de los jóvenes, que será un segmento crucial y probablemente difícil de movilizar el día de la elección (ir a votar no es obligatorio en EE.UU.), en un contexto general de insatisfacción con la clase política.

De hecho, comenzó ya a trabajar en una promesa para aliviar el costo de educación para jóvenes de 'familias de trabajadores'.

2.La elección en el estado de Florida, con alto componente de voto latino, será clave. “Sin ganar Florida, Trump no puede ganar la elección”, apuesta Quilter.

3.Reconfigurar su discurso sobre el comercio, que es eje en la propuesta proteccionista de Trump, La candidata está obligada a incorporar un mensaje directo a los trabajadores –sobre todo blancos.- que ven amenazados sus puestos por el libre comercio y el avance de la producción de China. Así como tomar distancia de una imagen asociada a Wall Street.

La pieza que falta

También será un factor importante la figura que terminará acompañando a Clinton como vicepresidente. Sonó  fuerte, en la lista de posibles vices, Elizabeth Warren, senadora de Massachusetts, aunque muchos comenzaron a mirar al senador de Virginia, Tim Kaine, un moderado, que agregaría a la fórmula el componente masculino.

“Las mujeres de más de 40 años y con alta educación no aparecen dispuestas a votar por Hillary, porque en su memoria está presente el escándalo que rodeó a su relación Bill Clinton”, advierte Daniel Fisk, director de Operaciones en el Instituto Internacional Republicano (IRI).

Con Obama definitivamente metido de lleno en la campaña, los demócratas se aprestan a iniciar el tramo más difícil de la carrera a retener la Casa Blanca. No será un camino fácil: admiten que si el fenómeno Trump llega a crecer será “un efecto cascada” en las elecciones estaduales que los dejaría con algo más duro que una derrota.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Eduardo Gavilano
Eduardo Gavilano 16/10/2016 01:36:27

Hilary debe comprender que si va por la calle y en la esquina le sale un perro ladrando,ella no se debe a poner ladrando con el