Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los terroristas que atacaron en Bruselas tenían vínculos con los atentados en París

Dos hermanos que se inmolaron eran buscados por la policía francesa desde los ataques de noviembre. Un tercer terrorista había sido deportado por Turquía a Bélgica

Fuerte custodia del transporte público

Fuerte custodia del transporte público

El doble atentado ocurrido en Bélgica el martes pasado, y que dejó 31 muertos y más de 250 heridos –según el último balance oficial, aún provisorio– puso en evidencia las profundas dificultades que está teniendo Europa, y el mundo en general, para frenar la amenaza terrorista. Ayer fueron identificados tres de los cuatro terroristas que intervinieron en los ataques en el aeropuerto y subte de Bruselas: todos están fuertemente vinculados a los atentados de París. Un cuarto aún falta identificar. A esto se sumó la afirmación de Turquía de que uno de los kamizakes había sido deportado a Bélgica, advirtiendo su radicalización y peligro: algo que Bruselas negó. Mientras tanto, en el día después en las calles belgas todos era tristeza y consternación. En varios puntos de la capital belga se multiplicaron los actos espontáneos de homenaje a las víctimas, con velas y flores... y silencio.
Las autoridades identificaron primero a dos hermanos, Khalid e Ibrahim El Bakraoui como dos de los atacantes que se inmolaron en los ataques. Luego una fuente policial indicó a AFP que el tercer atacante suicida era Najim Laachraoui.
Las tres personas identificadas están vinculadas a los atentados de París del 13 de noviembre, reivindicados, como los de Bruselas, por el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS).
El lunes mismo la fiscalía había lanzado una orden de captura contra Laachraoui, un marroquí de 24 años pero que creció en Bruselas. Lo identificó como uno de los cómplices de los comandos que cometieron los atentados de París. El año pasado fue controlado en la frontera austrohúngara en un coche junto a Salah Abdeslam, el terrorista detenido el viernes y cuyo ADN fue hallado en explosivos utilizados en los atentados de París.
Por su parte el presidente turco Recep Tayyip Erdogan aseguró que Ibrahim El Bakraoui fue detenido cerca de la frontera siria en junio de 2015, y que fue expulsado a Bélgica tras advertir a ese país que era un combatiente yihadista. El gobierno belga no habría podido comprobar esas informaciones, acusó Erdogan.
Bélgica rehusó comentar estas afirmaciones, que amenazan ahora con alimentar la polémica sobre la responsabilidad de los servicios de seguridad.
En un tacho del barrio donde los tres atacantes del aeropuerto tomaron el taxi, en tanto, se halló una computadora con un "testamento" de Ibrahim El Bakraoui en el que decía "no saber qué hacer", y afirmaba que temía que lo estuvieran buscando "por todas partes".
Las alertas siguen encendidas. Desde Argentina, en donde se encuentra de visita, el presidente estadounidense Barak Obama, dijo que su "prioridad principal" es "derrotar a Estado Islámico". No habrá vuelos comerciales en Bélgica hasta el sábado y hoy se reunirán de manera extraordinaria en Bruselas los ministros de Interior de los 28 miembros de la UE.