Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los dólares que la Argentina pagará a Singer ya tienen destino: frenar a Trump

El administrador del fondo Elliot lidera una movida con otros millonarios y grupos afines al Partido Republicano para detener el avance del excéntrico magnate

Los dólares que la Argentina pagará a Singer ya tienen destino: frenar a Trump

El polémico magnate inmobiliario Donald Trump consolidó su ventaja en la carrera por la nominación republicana para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, aunque no consiguió knockear a sus rivales ni atraer a los reticentes líderes del partido. Aunque lo primero que hizo en la noche del "supermartes" –tras ganar en siete de los 12 estados que votaron– fue proclamarse como un "unificador", sus declaraciones cayeron claramente en saco vacío. Inquietos ante lo que parece encaminarse hacia una inevitable candidatura, prominentes republicanos anti-Trump, incluido Paul Singer, comenzaron ayer mismo a activar diferentes movidas bajo una misma consigna: "Never Trump". Y aunque aún deben unirse detrás de una estrategia única, todo parece indicar que irán a fondo.

El multimillonario y acérrimo republicano Paul Singer, fundador del fondo NML- Elliot Management Corporation y la "cara visible" de los holdouts que acaban de acordar con el gobierno argentino de Mauricio Macri, fue uno de los primeros en reaccionar ante el avance de Trump.

La mismísima noche del "supermartes", Singer, quien ha respaldado públicamente al candidato Marco Rubio y es un gran financista del lobby gay (LGBT) dentro del Partido Republicano, organizó junto a Meg Whitman, presidenta ejecutiva de Hewlett-Packard, y el multimillonario Todd Ricketts, una conferencia telefónica con cerca de 50 grandes donantes instándolos a financiar la campaña anti-Trump, informó The New York Times. En concreto, Singer y compañía pidieron reforzar el fondo PAC "Nuestros Principios". Los PAC (sigla en inglés de Comités de Acción Política) son organizaciones creadas para financiar campañas a favor o en contra de un candidato, a las que aportan particulares, empresas o sindicatos.

También hay otras entidades que buscan frenar a Trump, como el grupo activista conservador Club para el Crecimiento, quien ayer se jactó de haber frenado al excéntrico multimillonario en algunas primarias, como la Iowa, con publicidades críticas.

En el supermartes, Trump ganó siete estados de 12 y sumó 234 delegados. Pero el senador texano Ted Cruz, que ganó en tres estados, no estuvo tan lejos: sumó 209. El senador cubano Marco Rubio, candidato del establisment republicano, ganó sólo en Minnesota y se quedó con 90.

Con victorias en 10 de las 15 primarias republicanas realizadas hasta ahora, Trump exhibe el 46% de los delegados atribuidos. Pero la carrera es larga: tiene en total 319 de los 1237 que necesita para asegurarse la nominación.

Esta matemática es la que explica el llamado formulado ayer por Cruz a los otros aspirantes republicanos "que aún no han ganado un estado" a que arrojen la toalla y se unan a su campaña, en una tentativa de alinear esfuerzos para vencer a Trump. Pero excepto Ben Carson, quien ayer sugirió que se bajaría, todo parece indicar que seguirán en carrera al menos hasta el 15 de marzo, día en que se realizarán primarias en Florida, Ohio, Illinois, Misouri y Carolina del Norte.

Las dos primeras son fundamentales para los republicanos porque los delegados en este caso no se distribuyen proporcionalmente, sino que el vencedor se queda con todos, y por eso esa jornada puede torcer o definir destinos en la campaña.

Florida es el estado de Marco Rubio y Ohio el estado de John Kasich, el cuarto pre candidato en la contienda.
Entre los demócratas, en tanto, la sensación que sobrevolaba ayer en las filas de Hillary Clinton era claramente el optimismo, luego de que la ex secretaria de Estado se impusiera en 8 de los 12 estados y ratificara así su liderazgo. La ex primera dama cosecha hasta ahora 1034 delegados en total, contra 408 que cosecha su rival, el senador socialista Bernie Sanders. Sanders logró el martes imponerse en cuatro estados, lo que le dio aire para seguir en carrera al menos hasta el 15 de marzo.