Los diez focos que marcarán el calendario internacional en 2020

Según los think thanks Cidob y EsadeGeo, las movilizaciones en la calle, el miedo de los perdedores en la lucha contra el cambio climático, la fiscalidad digital, el activismo en la red y el rol de China serán algunas de las grandes cuestiones del nuevo año.

El mundo continuará creciendo en el año 2020. Sin embargo, lo hará a velocidades distintas, y las diferencias que hay entre los países, y también en el interior de sus respectivas sociedades, se van a consolidar. Por todo ello, los expertos aseguran que se avanza hacia un sistema más "desorientado, desigual y desincronizado".

Así concluye un estudio sobre sobre los 10 temas que marcarán la agenda global, y que han elaborado una treintena de investigadores de los think thanks especializados en asuntos internacionales Cidob y EsadeGeo. El analista del Cidob y coordinador del informe, Eduard Soler Lecha, asegura que, pese a la consolidación del pesimismo en varios países occidentales ante el auge del populismo y el debilitamiento de los organismos internacionales de corte multilateral, otros datos invitan al optimismo.

"Se empieza a tomar consciencia del desafío climático; pese a la deforestación en Brasil e Indonesia, el planeta es más verde que hace 20 años;se fortalece el movimiento feminista y LGTBI; se incrementan la esperanza de vida y el acceso a la educación; y continúan reduciéndose las cifras de pobreza extrema", explica este investigador y profesor barcelonés de relaciones internacionales. Estos son las diez grandes cuestiones que marcarán la actualidad global en los próximos 12 meses.

1- Protestas y respuestas

El nuevo año viene marcado por el auge de protestas en diferentes puntos de la geografía universal:los chalecos amarillos en Francia, Hong Kong, Argelia y varios países de América latina.

Según el director del Cidob, Pol Morillas, se da una paradoja en los países occidentales: "en el momento donde más contestada está la democracia representativa, se ven reforzados hiperlíderes como el estadounidense Donald Trump, el británico Boris Johnson, el ruso Vladimir Putin -que acaba de cumplir 20 años en el cargo- y el húngaro Viktor Orbán.

"Las sociedades se polarizan" entre dos posiciones aparentemente irreconciliables y, mientras que el populismo se consolida en las instituciones estatales, las alcaldías de las grandes ciudades "emergen como un elemento de resistencia", explica el experto. Pone como ejemplo la alianza que el pasado diciembre constituyeron cuatro alcaldes centroeuropeas -Budapest, Varsovia, Praga y Bratislava-, en defensa del cosmopolitismo y la diversidad frente al discurso ultranacionalista de sus respectivos gobiernos.

2- La politización del cambio climático

Como recuerda la investigadora de EsadeGeo, Marie Vandendriessche, "en 2019 emergencia climática ha sido la palabra del año según el Oxford English Dictionary". Además, la joven activista sueca Greta Thunberg se ha consolidado como el referente internacional de una movilización que busca detener el calentamiento global. La cumbre internacional que se hizo en Madrid en diciembre puso en valor la importancia de este tipo de movilizaciones.

Al mismo tiempo, los analistas alertan de una reacción opuesta a lo largo de 2020. Auguran la irrupción de movimientos que, además de negar el cambio climático, menosprecien la urgencia de tomar medidas ante un reto que perciben como una estrategia de las élites occidentales para seguir en el poder. Este añotodos los Estados que firmaron los Acuerdos de París deben entregar sus planes nacionales voluntarios para reducir emisiones.

3- ONU:¿reinvención o jubilación?

En 2020 se conmemoran los 75 años de la Carta de las Naciones Unidas, que se firmó en San Francisco (Estados Unidos)en 1945. La efeméride llega mientras se consolidan voces que cuestionan las actuales reglas de juego. Ante esta situación, la ONU aprovechará para reivindicarse en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno que hará en otoño, con un lema bien explícito:"El futuro que queremos, las Naciones Unidas que necesitamos: reafirmación de nuestro compromiso colectivo con el multilateralismo".

Pese a sus intenciones, Estados Unidos y otros 63 países siguen sin hacer frente a sus cuotas, lo que ha situado a la ONU en la peor crisis de liquidez de su historia. Al mismo tiempo, prevé que, en los próximos doce meses, necesiten ayuda humanitaria 168 millones de personas, la cifra más alta en décadas. Esta sensación de impotencia se contrapone al efecto movilizador que tienen agendas internacionales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

4- Una economía desnortada

Si 2019 arrancó con malos presagios que auguraban una nueva crisis, ahora los nubarrones han desaparecido a corto plazo. Sin embargo, los analistas aseguran que los factores desastabilizadores que podrían propiciar una nueva recesión continúan:la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la desaceleración en Europa -especialmente de su locomotora, Alemania-, las dudas sobre las economías emergentes y la elevada deuda italiana. Mientras tanto, continúa el debate sobre si se han aprendido o no las lecciones de la crisis de 2008, y cuál va a ser el futuro del capitalismo.

5- La tecnología, nueva frontera de poder

Este año será el del 5G, un ámbito donde China lleva ventaja;está por ver si este hecho recrudece su guerra comercial con los Estados Unidos. Mientras tanto, los gobiernos de todo el mundo siguen preocupados por la capacidad desestabilizadora de la desinformación. Es un asunto que ganará relevancia, por la celebración este otoño de elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Por su parte, la nueva Comisión Europea liderada por Úrsula von der Leyen a finales de 2020 pretende marcar agenda propia con un nuevo marco europeo sobre servicios digitales. "La UE es el único actor que ha abierto un debate sobre la ética de la tecnología", apunta la investigadora del Cidob y periodista Carme Colomina. Buena parte de las compañías que deberán pagar la nueva tasa son estadounidenses, y está por ver si ello origina una disputa arancelaria con Donald Trump.

6- El rol de China

Su consolidación como potencia global genera división:hay quienes lo ven una oportunidad, porque es un nuevo agente que permite a los países pequeños y medianos diversificar sus relaciones. Por el contrario, China se refuerza en ámbitos como la deuda pública y el comercio internacional, y en regiones donde la UE era muy fuerte, como los Balcanes y África. Ante esta situación, muchos analistas reflexionan sobre cuál será el impacto de la consolidación del tigre asiático en las relaciones internacionales. En Asia, Vietnam y Filipinas se consolidan como actores emergentes, y Japón e India están dispuestos a impulsar sus vínculos de cooperación.

7- Elecciones en Estados Unidos

El 3 de noviembre tendrá lugar una de las previsiones más destacadas del calendario global:las elecciones presidenciales estadounidenses. "No hacemos predicciones sobre quienes serán los candidatos de los grandes partidos, ni tampoco sobre los resultados;sí que podemos decir que la inminencia de la cita con las urnas condicionará la política exterior de la Casa Blanca", explica Soler.

Se prevé que Trump, con el objetivo de marcar perfil propio ante sus electores, subraye aún más las diferencias con el legado de su predecesor, Barack Obama, a escala global. Otro elemento a tener en cuenta es el desenlace del proceso de destitución que se inició a finales de 2019 contra el presidente por una supuesta presión sobre Ucrania para que espiase a un hijo de Joe Biden, vicepresidente con Obama.

8- Una "Europa geopolítica":¿algo más que un lema?

A lo largo del nuevo año se podrá constatar si la nueva Comisión Europea liderada por von der Leyen y que tiene a Josep Borrell como vicepresidente y alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, cambia su rumbo.

Otra de las incógnitas es ver si, con un Reino Unido fuera de la UE tras consumarse la primera fase del Brexit, este país se consolida como un "vecino incómodo", como ocurre en la actualidad con la Rusia de Putin y la Turquía de Recep Tayyip Erdogan, explica Morillas.

Alemania asumirá la presidencia rotatoria de la UE en el segundo semestre, y en 2021, su canciller, Angela Merkel, no optará a la reelección en las elecciones legislativas. A la espera de ver si su marcha ocasiona un vacío, otro reto es si la apuesta que ha hecho el presidente francés, Emmanuel Macron, por marcar perfil propio implica un cambio de prioridades de las instituciones comunitarias.

9- África ya no es el continente olvidado

La imagen de este continente ha dado un giro de 180 grados en dos décadas:"De un lugar sin esperanza a un espacio que está en disputa geopolítica por parte de los grandes agentes", explica el doctor en Relaciones Internacionales Óscar Mateos. "Los países que crecen más están en África", asegura el especialista, sobre el 9% que registra Etiopía;y los índices por encima del 6%de Ruanda, Senegal, Ghana, Tanzania y Costa de Marfil.

A grandes rasgos, el debate entre los especialistas se resume en torno a dos posiciones:"afrooptimismo"y el "afrorrealismo". La primera perspectiva ve al continente como un generador de oportunidades; el segundo destaca que el crecimiento es frágil, y que aún existen grandes retos por resolver, como las crisis humanitarias, las desigualdades sociales y la vulnerabilidad climática.

Mateos explica que un elemento que da esperanza a la región es la entrada en vigor, el 1 de julio de 2020, de los mecanismos del Tratado Continental Africano de Libre Comercio. Según las estimaciones más optimistas, el comercio intraafricano puede subir un 50%.

10- Mediterráneo: entre cooperación y conflicto

En 1995 se firmó el Proceso de Barcelona. Fue entonces cuando se institucionalizaron las relaciones entre la UE y los países del sur y el este del Mediterráneo. Este espacio se consolidó en 2008, con la Unión por el Mediterráneo, un organismo con sede en la capital catalana que agrupa a 42 países. Pese a ello, estos años el Mare Nostrum se ha consolidado como frontera, como prueba la crisis de refugiados. Mientras tanto, "en Europa, el debate no es sobre los inmigrantes que acaban de llegar, sino sobre los que llevan años;crecen los argumentos nativistas, donde una minoría es vista como un peligro para la nación", apunta la investigadora Blanca Garcés.

A nivel geopolítico, si la democracia se ha consolidado en Túnez y en Argelia siguen las protestas pacíficas para exigir reformas, se prevé la continuidad de la guerra en Siria y Libia.

Soler también recuerda que "la amenaza del autodenominado Estado Islámico no ha desaparecido", pese a que la organización ya no controla ningún territorio en Siria, y a la muerte de su anterior ideólogo, Abu Bakr al Baghdadi.

Tags relacionados

Noticias del día