Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Londres convocó a elecciones anticipadas en Irlanda del Norte

El anuncio estuvo a cargo del ministro del Reino Unido para la provincia, James Brokenshire, tras la caída de gobierno autónomo.  

James Brokenshire, ministro del Reino Unido para Irlanda del Norte

James Brokenshire, ministro del Reino Unido para Irlanda del Norte

El gobierno británico disolvió la Asamblea autónoma de Irlanda del Norte y convocó a elecciones regionales para el próximo 2 de marzo, como consecuencia de la caída del Ejecutivo de Belfast de poder compartido entre protestantes y católicos.

El anuncio estuvo a cargo del ministro del Reino Unido para la provincia, James Brokenshire, luego de que el partido republicano Sinn Féin y el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) no lograran resolver la crisis provocada por la renuncia del viceministro principal, el nacionalista Martin McGuinness.

El número dos del Sinn Féin, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), abandonó su cargo la pasada semana en protesta por la gestión de un escándalo financiero detectado en la política de energías alternativas del Ejecutivo norirlandés, encabezado por la líder del DUP, Arlene Foster.

La convocatoria a elecciones anticipadas se precipitó cuando el Sinn Fein rechazó nombrar un sustituto de McGuinness, lo que significa que los principales partidos de católicos y protestantes de Irlanda del Norte no llegaron a un acuerdo para continuar juntos en el gobierno.

Horas antes la primera ministra británica, Theresa May, le había pedido a los líderes de Irlanda del Norte que hagan un “último esfuerzo” para evitar la caída del gobierno de Belfast.

“Habló por teléfono con Foster y McGuinness para que mantengan la ‘estabilidad política‘”, clave, dijo, para que la región tenga ‘voz‘ durante las futuras negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

“Queremos hacer todo lo posible para asegurar que la estabilidad política de Irlanda del Norte, que se ha conseguido con grandes esfuerzos, no se destruya”, insistió hoy la portavoz de la primera ministra británica.

Según marca el funcionamiento del gobierno norirlandés de poder compartido, establecido tras la firma del acuerdo de paz del Viernes Santo en 1998, la renuncia de McGuinness forzó también la de Foster.

McGuinness denunció porque Foster se negó a abandonar su puesto mientras se llevaba adelante una investigación preliminar sobre el funcionamiento del llamado Plan de Incentivos para el Calor Renovable (RHI) que ella misma introdujo en 2012, cuando era titular de Empresas, Comercio e Inversión.

La supuesta mala gestión de este programa podría costar a las arcas públicas norirlandesas unos 478 millones de euros.

Londres intentó mediar en la crisis norirlandesa ya que -como el propio ministro británico para la región, Brockenshire, alertó ante la prensa- la caída del gobierno de unidad regional y la convocatoria a elecciones anticipadas podrían reactivar la tensión política y la confrontación que marcó el otrora conflicto entre católicos y protestantes.

Si tras las nuevas elecciones ambas partes no consiguieran ponerse de acuerdo para formar un Ejecutivo de poder compartido, el gobierno del Reino Unido podría suspender la autonomía norirlandesa y tomar las riendas desde Londres o de forma conjunta con el Ejecutivo de Dublín.

Irlanda del Norte celebró elecciones autonómicas en mayo del pasado año y no tenía previsto nuevos comicios hasta 2021.