Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Las ventas minoristas en Brasil tuvieron su peor enero en once años

Las ventas minoristas en Brasil tuvieron su peor enero en once años

El comercio minorista en Brasil cayó 1,5% en enero, ante diciembre, lo que representó el peor resultado para el período desde 2005, según datos oficiales.

El sector registró en el primer mes del año una aceleración del ritmo de caída en las ventas como reflejo del debilitamiento del poder de compra de los brasileños, dijo la gerente de coordinación de servicios y comercio del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), Isabella Nunes. 

Con el resultado, el comercio minorista acumula una baja de 5,2% en doce meses. Frente a enero de 2015, la caída fue de 10,3%, la más significativa de la medición histórica, que se inició en 2001.

Nunes señaló que los factores que influyeron el resultado del año pasado continúan vigentes. “Todos los segmentos sustentaron ese resultado, que mostró una reducción en el ritmo de las ventas”, dijo. Y recordó que en el pasado fueron rubros que crecieron mucho estimulados por reducciones impositivas, como el caso de los muebles y electrodomésticos, que perdieron 4,3% en enero ante diciembre.

Para la analista, contribuyó en esos resultados de manera relevante la caída de las ventas en supermercados y combustibles, cuya dinámica está muy asociada a la renta.

“El resultado de enero guarda una asociación con el poder de compra de las familias. El debilitamiento del mercado de trabajo tiene un fuerte peso, porque lleva a una pérdida de la renta. La presión inflacionaria, la restricción del crédito y la suba de la tasa de interés forman un cuadro que trae impactos para el consumo de las familias, que buscar para sostener su presupuesto sustituyen productos más caros por otros más baratos”, complementó Nunes.