Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La venta de casas nuevas en Estados Unidos dio un salto de 16,6 % en abril

Las ventas de casas unifamiliares nuevas en Estados Unidos treparon a su mayor nivel en más de ocho años en abril y los precios alcanzaron un máximo histórico, lo que ofrece más evidencia de un repunte en el crecimiento económico que podría llevar a la Reserva Federal a subir las tasas de interés pronto.
El Departamento de Comercio dijo que las ventas de viviendas nuevas aumentaron un 16,6% anual desestacionalizada, lo que significa 619.000 unidades, el nivel más alto desde enero del 2008. El incremento porcentual es el mayor desde enero de 1992.
El indicador de marzo fue revisado al alza para mostrar la venta de 511.000 unidades. Economistas esperaban una mejora menor en las ventas de viviendas a estrenar, que representan alrededor del 10,2% del mercado inmobiliario.
El precio promedio de una casa nueva aumentó un 9,7% desde hace un año, a un récord de u$s 321.000 dólares, debido a una oferta menor de propiedades. La escasez de casas disponibles para la venta pesa en el sector, en momentos en que un crecimiento más acelerado de los precios de las viviendas que de los salarios deja afuera a varios compradores.
Las ventas de casas nuevas son un indicador volátil en términos mensuales, por lo que el incremento de abril podría estar exagerando la fortaleza real del mercado inmobiliario. Con todo, el alza del mes pasado impulsó las ventas muy por arriba del promedio del primer trimestre de 531.667 unidades. Las ventas de viviendas a estrenar aumentaron en tres regiones, pero disminuyeron en la zona central.
El reporte llegó luego de datos positivos de ventas de casas usadas y de construcción de viviendas residenciales. También se sumó a los reportes optimistas de ventas minoristas y producción industrial, que sugieren que la economía está cobrando impulso.