Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La ultraderecha lidera el conteo, pero los ecologistas aún dan pelea en Austria

La segunda vuelta en las elecciones austríacas registraron un empate técnico entre el nacionalista Norbert Hofer y la "verde" Alexander Van der Bellen

Tras un recuento agónico y muy ajustado, el candidato del xenófobo y euroescéptico Partido por la Libertad (FPÖ), Norbert Hofer, venció con el 51,9% de los votos al ecologista Alexander Van der Bellen, según datos oficiales del Ministerio del Interior. Pero, aún faltan computar 800.000 votos por correo, lo que representa el 14% del tota, que se recontarán durante la jornada de hoy. Algo que puede dar la vuelta al resultado y cambiar el rumbo político del país.
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, Hofer había arrasado. Su victoria, que enterraba por primera vez en la historia las opciones presidenciales de los partidos austríacos tradicionales, parecía aún más clara por los más de 15 puntos que entonces le separaban de Van der Bellen. Todo apuntaba a que Austria iba a convertirse en el primer país de la UE con un presidente perteneciente a la extrema derecha. Pero la polarización ante las dos opciones dio alas a los ecologistas, que obtuvieron el 48,1%.
El voto exterior, que se recontará hoy, supone hasta el 14% del sufragio total. Eso hace que la victoria de Hofer sea temporal y que la alegría del FPÖ pueda quedar en papel mojado. Las dos formaciones, situadas en ambos polos del espectro político austríaco, han recibido alrededor de 2,2 millones de votos.
Ambos candidatos se mostraron hoy sorprendidos por el empate y al mismo tiempo optimistas de ser el vencedor final de los comicios.
Hofer dijo que no importa quién gana esta contiende, el nuevo presidente deberá unir a un país dividido.
"Todavía tengo confianza", señaló el candidato derechista, quien reconoció que no dormirá tan bien como esperaba.
Van der Bellen, por su parte, se mostró en una primera reacción "moderadamente optimista" de poder ganarle a Hofer y reconoció que la campaña electoral "abrió brechas" en la sociedad.