Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La salida del Reino Unido de la UE mantenía una leve ventaja en un cerrado escrutinio

Con más de dos tercios escrutados, el Brexit ganaba por una leve diferencia cercana a 3 puntos. Esta tendencia causó un desplome de la libra frente al dólar y caídas en bolsas de Asia

Al cierre de esta edición, la opción por el Brexit sumaba 51,5% sufragios contra el 48,4% de quienes elegían quedarse en Europa cuando se habían contabilizado 263 de las 382 áreas locales en las que se dividieron los colegios electorales británicos (más de dos tercios), tras una jornada histórica que tuvo en vilo a los mercados financieros y la política mundial.
"Será una victoria para la gente real", dijo cuando el conteo favorecía al Brexit, el líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, emblema de la campaña contra la UE.
La tendencia generó un desplome de la libra frente al dólar de 11% y aperturas bajistas en todos los mercados asiáticos.
Aunque más temprano, Farage, en base a sondeos, había asegurado que "al parecer el voto para quedarse ganará".
Un sondeo de opinión divulgado previamente mantenía alguna expectativa de que triunfara la permanencia en el bloque.
La encuesta que YouGov divulgó minutos después del cierre de los colegios electorales reportó que la opción a favor de mantener el status quo se había impuesto con el 52% de los votos contra el 48% de los que pugnaban por una salida. "Los resultados son ajustados, pero sumados a las recientes tendencias y precedentes históricos, sugieren una victoria de la permanencia" en la UE, había afirmado YouGov.
Unos 46,5 millones de británicos estaban habilitados a participar en la consulta, la primera en la historia de la UE que hace un país miembro para decidir si abandona el proyecto nacido en los años 50 del siglo pasado.
El Reino Unido había optado por quedarse en el bloque en 1975, tras dos años de asociación a la extinta Comunidad Económica Europea (CEE).
Los británicos fueron a votar tras una campaña muy dura, en la que los resultados fueron alterándose a favor de los euroescpépticos y de quienes sostenían la permanencia en el bloque, y que tuvo su punto álgido la semana pasada cuando un hombre con problemas psiquiátricos y bibliografía nazi en su domicilio asesinó en plena calle a la diputada laborista Jo Cox. La tragedia conmovió al país y revirtió los números de las encuestas que indicaban que se impondría el Brexit.
Las bolsas mundiales cerraron ayer con fuertes alzas movidas por la convicción de que ganaría el sí a la UE. Las apuestas, que fueron el mejor termómetro en las elecciones generales de 2015 en las que el primer David Cameron revalidó su título y el referéndum de independencia escocés, daban ganador por 81% a la permanencia en la UE. Cameron, que ayer agradeció a los que hicieron campaña a favor de la permanencia en la UE había prometido en la campaña del año pasado que si era reelecto impulsaría el referéndum, con el que se juega su futuro político. La amenaza del UKIP que ganó los comicios europeos de 2014 impulsó el desafío del líder torie con la idea de frenar a esa fuerza euroescéptica y populista que amenaza al Partido Conservador. Más allá del resultado, la efervescencia que generó la consulta obligará al viejo continente a modificar sus estructuras. "Europa no está en buena forma", dijo hace días el ministro alemán de Finanzas, Wofgang Schäuble, que sugirió que se necesitan cambios mas allá del resultado.