Serán en 10 años e incluirá un sistema de pensión privado

La reforma jubilatoria en Brasil generará ahorros por u$s 270.000 millones

Comenzará a ser tratada en el Congreso durante el mes de febrero. Los mercados descuentan su aprobación

El gobierno de Bolsonaro propone ahorrar u$s 270.000 millones (1 billón de reales) con la reforma previsional. El proyecto, que incluirá cambios en la Constitución, será presentado en los próximos días por el ministro de Economía, Paulo Guedes y tendrá como base el texto escrito en 2016 por el ex presidente del Banco Central, Arminio Fraga.

Según informó el diario Valor Económico, las modificaciones generarán en 10 años un ahorro superior a lo calculado en la propuesta del gobierno del ex presidente Michel Temer a finales de 2016, que rondaba los u$s 216.000 millones (800.000 millones de reales), para lo que profundizarán en varios aspectos los cambios.

Una idea base es la de establecer una edad mínima obligatoria y reglas más estrictas para la jubilación de servidores públicos (incluso en regímenes especiales, como profesores y policías). En Brasil es posible ahora jubilarse con 15 años de aportes para recibir un haber parcial y 30 años para el completo, sea cual sea la edad del beneficiario.

Se propone, además, un período de transición desde actual sistema que puede ser de 10 o 20 años.

El texto también definirá a partir de qué año de nacimiento y de qué piso de ingresos será obligatorio contar con una cuenta de capitalización individual, es decir un Fondo de Pensión privado.

El equipo económico evalúa que el mercado mejoró ya los precios de los activos, en especial en futuros, a causa de la confianza sobre la aprobación de la legislación. 

A pesar de que las líneas generales de la propuesta estarán listas recién la semana que viene, el texto sólo será llevado al Congreso a principios de febrero. La idea es esperar la inauguración de las sesiones ordinarias con el nombramiento de las nuevas autoridades legislativas y sus comisiones, para batallar con viento a favor por la aprobación.

El Gobierno entiende que si logra la reforma en el primer semestre conseguirá inyectar ánimo en las expectativas de los empresarios, inversores y consumidores con lo que -planean-intensificar el ritmo de crecimiento de la economía.

Aunque, no son todas rosas para el gobierno. Los militares, que son un fuerte pie de apoyo para Bolsonaro, resisten a que se les apliquen los cambios.

Tags relacionados

Más de Internacionales

Noticias del día