Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La política exterior comienza a darle dolores de cabeza a Trump

El nuevo presidente suma conflictos internacionales, entre ellos el desconocimiento de la unidad de China y la posible elección de un Secretario de Estado amigo de Putin

Las diplomacia no es una de las virtudes de Donald Trump

Las diplomacia no es una de las virtudes de Donald Trump

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, suma conflictos diplomáticos a un mes para asumir.
Las declaraciones sobre el reconocimiento de la autonomía de Taiwán depende de las negociaciones que tenga su país con China, despertaron la ira oriental y provocó que la administración Obama debiera salir a desmentir que haya alguna posibilidad de trato al respecto.

Trump cuestionó el principio de "una sola China" en una entrevista donde aseguró que no permitirá que el gigante asiático le "dicte" lo que debe hacer. "No sé por qué tenemos que estar ligados a la política de una sola China a no ser que lleguemos a un acuerdo que tenga que ver con otras cosas, incluido el comercio", afirmó Trump.

Los nuevos comentarios hicieron que China vuelva a dar un toque de atención al futuro inquilino de la Casa Blanca.

"Urgimos a la nueva administración estadounidense y a sus líderes a que admitan la sensibilidad de la cuestión de Taiwán y se adhieran a la política de una sola China", dijeron fuentes diplomáticas.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, demuestra ser "tan ignorante como un niño en asuntos de política exterior" si piensa que puede negociar con la política de una sola China, subrayó hoy el diario oficial chino Global Times en un editorial.

El otro frente que se prevé complejo es el de las relaciones con Rusia. La buena sintonía del magnate con el presidente ruso Vladimir Putin parece crecer con las diversas movidas del norteamericano.

Desde Twitter afirmó que no cree en las conclusiones de la agencia de inteligencia (CIA) según las cuales Rusia interfirió en las elecciones estadounidenses para ayudarlo a ganar.

"Pienso que es ridículo. Es otra excusa. No lo creo", dijo el magnate poniendo en duda la investigación de una agencia gubernamental de su país.

La relación con Rusia amenaza, además, con sumarle otro foco de conflicto. A medida que crecen las chances de que nombre como Secretario de Estado a Rex Tillerson, presidente ejecutivo de Exxon Mobil, un empresario con muy buenos vínculos en Rusia, hasta el punto de haber sido premiado por Putin comienzan a inquietarse las bases republicanas de su partido.

Aunque en Moscú hay pocas personas que crean que las profundas diferencias con Washington sobre Siria, Ucrania y la presencia de la OTAN en Europa del Este vayan a arreglarse con Tillerson al frente del Departamento de Estado, sostienen que el Gobierno de Trump puede dejar de lado la vieja enemistad y llegar a acuerdos con el Kremlin.