Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La oposición embiste contra Temer por nuevas denuncias de corrupción

Los Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro que concentran la atención mundial no consiguen opacar el voltaje de la crisis política en Brasil. La oposición anunció ayer que pedirá a la Fiscalía General y a la Corte Suprema de Justicia que aparte de su cargo al presidente interino Michel Temer por las acusaciones de corrupción que revelaron dos medios de comunicación el fin de semana, mientras el Senado cumple hoy la anteúltima etapa del juicio político con miras a la destitución de la mandataria suspendida Dilma Rousseff.
La embestida de diputados y senadores opositores se dio luego de conocerse los dichos de un ejecutivo de la constructora Odebrecht, en el marco de un acuerdo de delación premiada, que aseguró haber transferido u$s 3,16 millones al PMDB, en 2014, a pedido de Temer, quien por entonces presidía el partido.
"Todo es muy reciente. Temer tiene derecho a defenderse. Pero no vamos a pasar la mano en la cabeza de nadie", advirtió el senador Ricardo Ferraro, del PSDB, que respaldó el ascenso de Temer, y al que pertenece el canciller José Serra, quien también fue acusado por Odebrecht de recibir por vía ilegal u$s 11 millones para financiar su campaña presidencial en 2010.
El líder de la bancada opositora en la cámara Alta, Lindbergh Farias, del Partido de los Trabajadores, solicitó, a su vez, al Supremo Tribunal Federal que postergue la sesión prevista para hoy en el plenario que se pronunciará acerca del impeachment, previo a la votación definitiva a finales de agosto. Farias argumentó que si finalmente Dilma es destituída, Temer asumirá el cargo de manera definitiva, lo que facilitará su blindaje frente a las investigaciones. La Constitución brasileña determina que el impeachment debe tener como base un delito cometido durante el mandato presidencial en curso. Los opositores señalan que el apuro para votar el juicio político se vincula con la necesidad del interino de confirmarse en el cargo para conseguir inmunidad.
Temer ya había sido denunciado en abril, cuando el ex titular de una empresa estatal vinculada a Petrobras confesó a la justicia que le pidió unos 650.000 dólares de la compañía para una campaña electoral de su partido. Todas las denuncias fueron realizadas por arrepentidos que buscan mejorar su situación procesal. También existe en Diputados un pedido de impeachment en su contra por los mismos delitos por los que estás siendo juzgada Rousseff, el maquillaje de las cuentas públicas. Temer niega de plano las acusaciones. El presidente interino que conduce un ajuste para intentar recuperar la debilitada economía brasileña, tiene escasa popularidad, lo que fue ratificado en la ceremonia de inauguración de los Juegos, cuando se vio obligado a acortar a diez segundos su discurso en medio de los abucheos generales.