U$D

MIÉRCOLES 19/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

La oposición cede y habilita una reapertura del gobierno de Trump

Republicanos y demócratas alcanzaron hoy en el Senado un acuerdo que ponga fin al cierre parcial de la administración, pero en breve debe aparecer una solución para los “soñadores”, cuya irresuelta situación fue puesta como prenda de negociación para aprobar la ley presupuestaria.

La oposición cede y habilita una reapertura del gobierno de Trump

Después de tres días de pulseada transmitida en vivo y directo y con un cronómetro en los canales de noticias, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se anotó hoy una victoria en el Congreso, aunque de corto plazo, que permitirá aprobar fondos para que su gobierno vuelva a funcionar, probablemente mañana

El shut down, o cierre parcial del Gobierno, implicó hasta ahora un freno al reabastecimiento de fondos de las agencias federales en el que los Departamentos de Agricultura, Salud y Servicios  Humanos, el Departamento de Estado, el Pentágono y el Departamento de Justicia tendrían que cortar algunas actividades y dar licencia a sus trabajadores.

El financiamiento para las agencias federales se agotó a la medianoche del viernes y no se renovó en medio de la disputa. A cambio del apoyo a otra extensión de financiamiento del  Gobierno a corto plazo la semana pasada, los demócratas exigen que Trump cumpla con un acuerdo anterior para proteger  de la deportación a los inmigrantes conocidos como dreamers

“Estoy contento de que los demócratas en el Congreso entraron en razón”, aseguró el republicano Trump en un comunicado leído por su vocera ante las cámaras de televisión e hizo una aclaración que es clave: prometió que sólo votará una ley migratoria, “si es buena para el país”. 

El mandatario, quien recordó que su prioridad es “resolver el problema de la injusta inmigración ilegal”, hizo referencia directa al corazón del acuerdo más o menos explícito que alcanzaron oficialismo y oposición hoy en el Senado para dar luz verde a la ley presupuestaria que ponga fin al cierre parcial del gobierno hasta el 8 de febrero próximo. 

“En unas horas, el gobierno federal volverá a abrir. Pero el liderazgo republicano tiene 17 días para encontrar una solución para los soñadores”, sentenció el líder de la minoría demócrata en la cámara alta, Chuck Schumer, antes de anunciar que daría los votos para superar la primera votación, el único obstáculo que tiene hoy el oficialismo en todo el proceso legislativo. 

Los llamados soñadores son cerca de 800.000 jóvenes inmigrantes que llegaron al país con sus familias cuando eran menores y se quedaron de manera ilegal. El gobierno del ex presidente Barack Obama no les abrió un camino a la legalización definitivamente, pero sí creó un programa -el DACA- para que puedan estudiar y trabajar sin temor a ser deportados. 

En septiembre pasado Trump no renovó ese decretó de Obama y le pidió al Congreso que defina la situación de esos jóvenes por ley. 

El tiempo pasó y la mayoría republicana, que domina ambas cámaras, no impulsó ningún proyecto de ley. 

Por eso, tras dar los votos para aprobar las últimas tres leyes parches -necesarias luego de que el oficialismo no lograra aprobar el presupuesto anual que debía comenzar a regir en octubre pasado-, la oposición demócrata ató la legalización de los miles de soñadores a apoyar la actual y cuarta ley parche para mantener funcionando al gobierno. 

En el tercer día de cierre de gobierno federal, la oposición demócrata cedió con la promesa republicana de que antes de que venza el nuevo parche presupuestario aprobarán una ley que reemplace el DACA.

“A todos los soñadores que nos están mirando, no pierdan la esperanza”, sentenció uno de los protagonistas de esta disputa, el senador demócrata Dick Durbin, según el canal de televisión legislativo Cspan. 

Después de semanas de intentos infructuosos y mucha tensión, la votación en el Senado fue casi un trámite: 81 a 18, entre estos últimos 16 demócratas y dos republicanos. 

“Quiero ver una reapertura del gobierno tanto como el resto, pero esta ley no arregla el problema moral que debemos resolver. Por eso voté en contra”, escribió, más tarde, la senadora demócrata por Nueva York, Kirsten Gillibrand, en su cuenta de Twitter. 

Después de esa votación clave, los senadores comenzaron el procedimiento para dar media sanción a una ley presupuestaria parche que mantenga en funcionamiento el gobierno federal hasta el 8 de febrero próximo, al mismo tiempo que la cámara baja debatía para ganar tiempo y dar la aprobación final hoy mismo. 

“El liderazgo demócrata me dijo que llegue a un acuerdo con la Casa Blanca, la Casa Blanca me dijo que llegue a un acuerdo con los líderes republicanos del Congreso. Trump no sólo rechazó uno, sino dos acuerdos”, se quejó hoy Schumer y, pese al acuerdo, dejó en claro que para la oposición toda la responsabilidad de la actual crisis es del presidente.  

El líder de la mayoría republicana en la cámara alta, Mitch McConnell, tampoco ayudó a mejorar el clima del debate.

“El pueblo estadounidense no entiende”, les repitió varias veces McConnell a los senadores demócratas y los volvió a acusar de poner los intereses de “inmigrantes ilegales” por encima del Estado y la sociedad norteamericanas. 

No obstante, el líder republicano prometió que ni bien Trump pueda promulgar los nuevos fondos, su partido comenzará a debatir una ley migratoria y que entrará en vigor antes de la primera semana de marzo, cuando vence formalmente el programa de DACA.

El oficialismo y la oposición llegaron finalmente al acuerdo tan buscado para que 800.000 empleados públicos federales vuelvan a trabajar y cobrar sus sueldos y para que el gobierno de Trump funcione en toda su capacidad. Pero el clima de debate sigue siendo tenso y el plazo máximo para el próximo acuerdo es de apenas 17 días.
 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés