Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La nueva Thatcher que emergió de la crisis

Fue opositora al Brexit, sin embargo, en las últimas semanas se destacó por conversar con todos, incluso con los partidarios de abandonar la Unión Europea. Así, la actual ministra del Interior, Theresa May, pudo aparecer como la candidata de consenso del Partido conservador y ahora está a punto de convertirse en la primera ministra del Reino Unido.
Euroescéptica de alma, sin embargo decidió mantenerse fiel al primer ministro renunciante David Cameron y sostener al país en la UE. Aunque siempre se mostrara a favor de limitar la inmigración, tema favorito de los pro Brexit, lo que la convirtió en alguien "potable" para ambos bandos.
Theresa Brasier May, de 59 años, se ubica en el ala más a la derecha de su partido. A menudo descrita como "la nueva Margaret Thatcher", comenzó su carrera política en 1986 después de estudiar en la Universidad de Oxford.
De 2002 a 2003 fue la primera mujer en ocupar el cargo de secretaria general del partido conservador y en 2010 fue designada Ministra de Interior por David Cameron, cargo que sigue ocupando seis años después.
El Daily Telegraph la describe "como la mujer más importante de la política nacional", gracias a "una determinación feroz y a la negativa a reprimir su gusto por los zapatos de estampado de piel de leopardo", parte de un aspecto siempre muy elegante.
Hija de un pastor anglicano, está casada desde 1980 con el banquero Philip John May, no tiene hijos y ganó protagonismo en el gobierno por su línea implacable contra el crimen. Se hizo célebre con una frase contra los policías a los que llamó "vagos y corruptos", al tiempo que les exigió "más trabajo y menos lloriqueo sentimental". Sin que le tiemble el pulso, le recortó planes y dinero a esa institución.