Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La jornada electoral se vivió sin mayores sobresaltos y con alta participación

Donald Trump fue silbado al llegar al lugar de votación. Un juez de Nevada desestimó la denuncia de fraude, pero hubo problemas con el voto electrónico en Colorado

Donald Trump y Hillary Clinton votaron ambos en Nueva York, lugar donde residen, y se mostraron confiados. La demócrata que buscaba ser la primera presidenta de Estados Unidos y el magnate republicano, devenido político, aspiraba a ser el primer mandatario que no ejerció ningún cargo público anteriormente.


Luego de sufragar en una cancha de básquet en la Escuela Pública 59, en el este de Manhattan, el candidato fue recibido con fuertes abucheos por cientos de personas a las afueras del lugar. Pero bromeó a los periodistas diciendo que su opción electoral había sido una "decisión difícil".


En contraste, una multitud de admiradores estalló en júbilo y entonó cánticos de "¡Señora Presidenta, Señora Presidenta!" cuando Clinton y su marido Bill llegaron a la escuela secundaria donde ambos votaron, unos 60 kilómetros al norte de la ciudad de Nueva York.


"Estoy tan feliz, increíblemente feliz. Todos mis amigos y mis vecinos...me hace feliz", dijo. En Manhattan, Trump llegó a su lugar de votación en una imponente caravana de una veintena de patrulleros y camionetas cuatro por cuatro, pero cientos de personas, en su mayoría votantes que hacían una larga cola para poder sufragar lo abuchearon ruidosamente y le gritaron "¡Nueva York te odia!".


Más temprano, dos mujeres del movimiento feminista Femen, ambas en topless, fueron sacadas a la fuerza del lugar de votación del candidato republicano mientras gritaban "Fuera de nuestras urnas, Trump". En Nevada, en tanto, un juez estadual desestimó la denuncia por "anomalías" en centros de votación anticipada presentada por la campaña del candidato republicano, lo que podría ser el primer intento de impugnación judicial de estas elecciones.


La presentación exigía que se confiscaran y preservaran los registros de cuatro centros de la ciudad de Las Vegas que, asegura el escrito, estuvieron abiertos el viernes pasado hasta más allá de la hora permitida.
Sin embargo, si se registraron problemas con el sistema de voto electrónico. En el estado de Colorado, se interrumpieron las elecciones durante media hora por un desperfecto en el acceso de la base de datos. Por ese motivo muchos electores debieron optar por la boleta tradicional.


Colorado es uno de los estados clave en juego en estas elecciones presidenciales. Una curiosidad del comicio es una tradición que se remonta a 1960. La pequeña aldea de Dixville Notch, en New Hampshire, fue la primera en votar a la medianoche local. Conocida como First in the Nation (primera de la Nación) la pequeña localidad es considerada como un bastión republicano. Pero esta vez, Hillary Clinton obtuvo cuatro de los siete votos emitidos.


Entre los latinos, la tendencia fue de alta participación en toda la jornada. Colas y aglomeraciones se observaron en las comunidades de Nueva York.


Los votantes de 35 estados se pronunciaron, además, en 154 referendos sobre cuestiones que van desde la despenalización de la marihuana, la pena de muerte, el salario mínimo, la sanidad o el medio ambiente.