La inversión extranjera en América latina volvió a crecer después de un lustro

A pesar de la crisis generada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, los países de la región lograron que los capitales regresen en 2018 y mejoraran lo que sucedió en los cinco años anteriores.

La inversión extranjera directa (IED) en América latina rompió en 2018 la tendencia de cinco años consecutivos de caídas y registró un incremento de 13,2%, hasta u$s 184.287 millones, según la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

En un escenario global mermado por las políticas de austeridad y las restricciones al comercio en las principales potencias económicas, América Latina logró el año pasado revertir las cifras de inversión extranjera negativas del último lustro gracias a los flujos que llegaron a Brasil y México.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, valoró el repunte de las cifras al presentar en Santiago el informe sobre la IED en la región pero recordó que aún están lejos de los u$s 213.000 millones que se registraron en 2012, en pleno auge del precio de las materias primas.

Al analizar los componentes de la IED, se observa un descenso del 20% en el aporte de capital, que es el principal indicador de la inversión porque simboliza el interés de la empresas por instalarse en los países de la región.

Los componentes que apuntalaron la inversión extranjera en 2018 fueron la reinversión de utilidades, que aumentó un 16% y explicó unos u$s 61.000 millones de toda la IED, y los préstamos entre compañías, que subieron un 138% y aportaron unos u$s 52.000 millones.

Tags relacionados

Más de Internacionales