La inflación de Brasil en octubre fue la más baja de los últimos 21 años

Fue de 0,10% frente al 0,45% en octubre de 2018. Para todo el año, el Ministerio de Economía redujo el pronóstico de inflación a un 3,26% desde el 3,62% anterior. Y revisó al alza su previsión de crecimiento: para 2019 es del 0,9% del PBI y de 2,32% para 2020  

La inflación de Brasil presentó en octubre la menor tasa para octubre desde 1998 al situarse en el 0,10%, frente a la deflación registrada en septiembre (-0,04%), informó hoy el gobierno, un porcentaje que también superó las expectativas del mercado.

El indicador se redujo con respecto a octubre de 2018, cuando fue del 0,45%, favorecido por la caída de los precios de la energía, señaló el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Xinhua - Paulo Guedes, ministro de Economía

En los diez primeros meses de 2019, la inflación acumula una subida del 2,60%, mientras que en la comparación interanual se ha situado en un 2,54%.

Los precios de los alimentos y bebidas se mantuvieron estables (0,05%) en octubre comparados con el mes anterior, mientras que los de la vivienda bajaron un 0,61%. 
La inflación en los sectores textil, salud y transporte aceleró más en octubre, con porcentajes del 0,63%, 0,40% y 0,45%, respectivamente.

Para todo 2019, el gobierno redujo su pronóstico de inflación a 3,26% desde el 3,62% anterior.

Brasil terminó 2018 con una inflación del 3,75%, dentro de la meta establecida por el Gobierno, que era del 4,5%, con un punto y medio porcentual de margen para arriba (6%) o para abajo (3%). 

La meta para este 2019 es de 4,25%, con el mismo margen de tolerancia que el del año pasado. Según analistas consultados por el Banco Central, los precios cerrarán 2019 con una subida en torno al 3,29 %, reflejo de los débiles índices de consumo interno de las familias en Brasil.

Además, el  Ministerio de Economía revisó al alza su previsión de crecimiento para este año y el próximo, con una expansión del Producto Bruto Interno (PBI) del 0,9% en 2019 (0,85% era la previsión anterior) y del 2,32% en 2020 (frente a 2,17%).

Desempleo y pobreza

La tasa de desempleo continúa estancada en el 11,8%, equivalente a 12,5 millones de personas sin trabajo.

En 2018, la pobreza extrema alcanzó su mayor nivel en siete años y abarcó a un 6,5% de la población total, según el informe Síntesis de Indicadores Sociales publicado por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). "En 2018, el país tenía 13,5 millones de personas con una renta mensual per cápita inferior a 145 reales o a u$s 1,9 al día, el criterio adoptado por el Banco Mundial para identificar la condición de extrema pobreza",  señaló.

El estudio revela que aunque el país tuvo una leve recuperación económica en los últimos dos años, pero no se reflejó igualmente entre los diversos segmentos sociales. Mientras que el PBI creció un 1,1% en 2017 y 2018, el 10% de la población con el ingreso más alto gana en promedio 13 veces más que el 40% de la población con el ingreso más bajo.

El IBGE también ha destacado que la mayoría son negros o mestizos (el 72,7% de los pobres) y viven en los estados del norte y noreste del país. Así Maranhão (noreste) es el estado con más pobres (53% de su población) y Santa Catarina (sur) el que tiene menor proporción (8%).

De este modo, el total de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza (con 5,5 euros al día, según el criterio del Banco Mundial) asciende a 52,5 millones de personas, un cuarto de la población brasileña.

El índice cayó del 26,5% de 2017 al 25,3 por ciento de 2018, pero está lejos del porcentaje alcanzado en 2014, el mejor año de la serie histórica, cuando la pobreza se quedó en el 22,8%.

Tags relacionados