La huelga de transporte en Francia es récord, ¿por qué paran?

La medida lleva ya 29 días y amenaza con extenderse. La protesta contra la reforma central para la economía francesa abarca a todos los sectores gremiales

Hace 29 días que no funciona el transporte en Francia, es récord histórico y amenaza con prolongarse por mucho tiempo más. Las negociaciones entre los sindicatos y el gobierno de Emmanuel Macron siguen estancadas y no hay soluciones a la vista. La huelga más prolongada había sucedido en 1986 y había durado 28 días.

El por qué de tanta instransigencia tiene que ver con una disputa central en la economía de la Francia actual: la reforma de pensiones.

La propuesta oficial intenta aminorar la presión hacia el erario público del gasto previsional con algunos cambios centrales. Entre ellos el aumento de la edad jubilatoria de 62 a 64 años, con la posibilidad de acceder al retiro antes pero con un ingreso menor. Además, se propone la unificación de los 42 sistemas vigentes, que incluye la eliminación de las jubilaciones de privilegio. Como contraoferta se promete un aumento de las jubilaciones mínimas.

La respuesta negativa de los sindicatos fue contundente, pese a que desde el poder ejecutivo se ofrecieron alternativas y un camino de diálogo.

Aunque los transportistas fueron los más duros, el conflicto incluye casi todas las actividades del país y se esperan nuevas y grandes movilizaciones la semana que viene.

Las fiestas de fin de año tuvieron a la gran mayoría de las líneas de metro de París sin funcionar y sólo un tren de alta velocidad cada dos en circulación. El próximo lunes ya se anuncian manifestaciones de abogados y petroleros. Para el martes, el sector químico podría bloquear refinerías y depósitos petroleros por cuatro días.

En tanto, el secretario general del sindicato mayoritario CGT, Philippe Martinez, pidió a "todos los franceses que se movilicen, que vayan a las manifestaciones y se pongan en huelga".

El gobierno de Macron, en tanto, busca lograr acuerdos con los sindicatos menos combativos, como CFDT, CFTC y Unsa. A ellos les ofrece una pensión de al menos 1000 euros para agricultores y comerciantes, los sectores con una base de ingresos menor. Además promete que la jubilación mínima para todos los sectores del 85% del salario mínimo neto, cuando en la actualidad es del 75%.

Otra oferta tentadora es la bonificación del 5% en la pensión por cada hijo. En la actualidad se cobra un 10% pero a partir del tercer hijo.

Ferroviarios, los más afectados

Los trabajadores de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles y de la entidad del transporte metropolitano de París, que son los más activos en la protesta, pueden jubilarse en la actualidad entre los 52 y 57 años, según las categorías. 

Además, la reforma otorga un sistema de puntaje por cada euro cotizado en todos los años de trabajo y para todas las ramas de la economía por igual. A los ferroviarios sólo les computan los últimos seis meses de trabajo para el cálculo de su haber, con lo que siempre perciben ingresos según el cómputo de los ingresos más altos.

Otros sectores perjudicados son los docentes, policías, recolectores de basura y abogados, todos sectores que cuentan con sistemas jubilatorios con beneficios por encima de la media.


 

Tags relacionados