Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La ex novia de Evo Morales fue condenada a 10 años de prisión

La sentencia fue dictada en una causa por enriquecimiento ilícito.

La ex novia de Evo Morales fue condenada a 10 años de prisión

Gabriela Zapata, la expareja del presidente boliviano, Evo Morales, fue condenada a 10 años de cárcel por enriquecimiento ilícito, un caso que afectó los planes de reelección del gobernante pero que no lo implicó judicialmente aunque hizo caer a algunos funcionarios del gobierno.

Un tribunal de La Paz dictaminó sentencia contra la exgerente de la empresa china CAMC, de 31 años, tras más de un año de proceso, por los delitos de "legitimación de ganancias, contribuciones y ventajas ilegítimas, asociación delictiva, falsedad material y uso de instrumento falsificado".

Otros cuatro funcionarios públicos también fueron sentenciados a penas menores por complicidad. En sus descargos, dos de ellos aseguraron haberla ayudado en sus gestiones por instrucciones del ministerio de la Presidencia, en ese entonces liderado por Juan Ramón Quintana, quien desde el lunes es el embajador de Bolivia en Cuba.

El fiscal encargado del caso, Edwin Blanco, explicó que se aplicó "la máxima condena de privación de libertad en el marco de un juicio oral (...) desarrollado en tiempo récord desde el 17 de marzo". A la ex pareja de Morales aún le espera otro juicio por el caso de un supuesto hijo que aseguró haber tenido con el mandatario.

A la empresa CAMC, de la cual Zapata era gerenta, se le adjudicaron contratos por unos 500 millones de dólares por diferentes obras hidroeléctricas, en caminos y en provisión de equipos para el Estado, que según la oposición era la punta del ovillo del tráfico de influencias que involucraba al mismísimo presidente Morales.