Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La economía de Japón recupera impulso y crece más de lo esperado

El gobierno revisó al alza el PIB internaual del primer trimestre, a 4,1% desde 3,5%. Se duplicó el superávit en cuenta corriente en abril y subió el crédito y las exportaciones

La economía de Japón recupera impulso y crece más de lo esperado

Las políticas agresivas tomadas por el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, para estimular el crecimiento de la economía están dando los primeros frutos. El gobierno nipón revisó ayer al alza la expansión del Producto Bruto Interno (PBI) del país entre enero y marzo hasta 4,1% interanual, seis décimas más de lo anunciado en mayo, y también elevó en una décima hasta 1% el PBI respecto al trimestre anterior.
Según los analistas del diario económico Nikkei, la revisión al alza muestra una aceleración más rápida de lo esperada de la tercera economía mundial y es una señal de que el giro impuesto por Abe para acabar con 15 años de inflación y estancamiento económica está funcionando. El plan de expansión monetaria y fiscal, conocido como
“Abenomics”, que supuso la caída del yen, benefició el tejido exportador.
El indicador que más contribuyó a la revisión al alza del PBI fue el de inversión corporativa o inversión de capital fijo no residencial, que pasó de retroceder un 0,7% respecto al trimestre precedente a una caída del 0,3% en el informe revisado publicado ayer.
En tanto, el consumo privado, que supone un 60% de la economía japonesa, permaneció invariable en el 0,9% con respecto al trimestre anterior.
Otros datos reportados por el Ministerio de Finanzas ayer avalaron el plan de Abe. El superávit en cuenta corriente de Japón se duplicó en abril desde el mismo período un año atrás, y el crédito bancario registró su mayor incremento anual en más de tres años.
El superávit se situó en 750.000 millones de yenes (u$s 7.700 millones), un aumento de un 100,8% respecto al año anterior y mucho mayor que un pronóstico promedio del mercado de un superávit de 320.000 millones de yenes. Fuertes aumentos de las ganancias que incluyeron el rendimiento de las inversiones japonesas en el extranjero, impulsadas por un yen más débil, más que compensaron el déficit comercial, dijeron los analistas.
“Las exportaciones se están recuperando gradualmente a medida que el crecimiento en el extranjero se recupera, por lo que es una señal positiva. Pero el crecimiento de las exportaciones no es lo suficientemente sólido como para compensar los costos crecientes de importación”, dijo Junko Nishioka, economista jefe de RBS Securities Japan.
Además, los préstamos bancarios subieron 1,8% en mayo respecto al año anterior, el mayor incremento anual desde agosto del 2009, en una señal de que la política monetaria ultraflexible del Banco de Japón está llevando a las empresas a gastar más.
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) afirmó ayer que las principales economías desarrolladas están ganando impulso gradualmente lideradas por el crecimiento más rápido en Japón y Estados Unidos, al presentar su pronóstico económico semestral.
La organización con sede en París dijo que su indicador mensual principal en conjunto ascendió a 100,6 en abril desde 100,5 en marzo. La ligera mejora llevó la medida, que abarca a los 33 miembros de la OCDE y que está diseñado para indicar los puntos de inflexión en la actividad económica, adicionalmente por encima de la mediana a largo plazo de 100.
La OCDE pronosticó además que la zona euro golpeada por la recesión podría caer aún más detrás de Estados Unidos y Japón este año, recortando sus previsiones de crecimiento mundial.
El principal indicador mensual subrayó esto, lo que sugiere que Estados Unidos y Japón fueron los únicos países entre las principales economías donde el crecimiento se está afirmando.
El indicador para EE.UU. se mantuvo en 101,0, mientras que Japón, cuyo banco central inició recientemente una ola de estímulo monetario, vio mejorar su lectura a 101,1 desde 100,9.