Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La economía de Estados Unidos sólo creció un 0,5% en el primer trimestre

Obama no logra el despegue definitivo de la economía estadounidense

Obama no logra el despegue definitivo de la economía estadounidense

La economía estadounidense creció a un ritmo anual del 0,5% en el primer trimestre de 2016, su peor resultado en dos años, debido a la ralentización del gasto de los consumidores, de las exportaciones y de la inversión empresarial.

Los expertos ya habían anticipado una ralentización del crecimiento del PBI entre enero y marzo frente al avance del 1,4% del último trimestre de 2015, un año que cerró con un incremento del 2,4%, el mismo que en 2014.

El incremento del 0,5% entre enero y marzo, el primer cálculo de los tres que divulga el Departamento el Comercio, es el peor dato trimestral desde la contracción del 0,9% en el primer trimestre de 2014. El gasto de los consumidores, que supone casi dos tercios de la actividad económica en EEUU, aumentó en el primer trimestre a una tasa anual del 1,9%, inferior al 2,4% registrado de octubre a diciembre pasado, según el informe.

Las exportaciones también contribuyeron al frenazo en el crecimiento del PBI, puesto que de enero a marzo cayeron un 2,6%, a causa nuevamente de la débil demanda global y de un dólar fuerte.
En cuanto a la inversión empresarial, a la disminución del 2,1% del último trimestre de 2015 siguió una mayor entre enero y marzo, del 5,9%, reflejo de los efectos en el sector energético de los bajos precios del petróleo.

En el terreno positivo, la inversión residencial subió un 14,8 % en el primer trimestre, lo que supuso el mejor dato en casi cuatro años.

El mercado de la vivienda ha sido crucial para la recuperación económica tras la recesión, y las mejoras en los niveles de empleo están permitiendo a más estadounidenses comprar casas y a las empresas acelerar el ritmo de construcción.