Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La capacidad de negociación será una clave de la presidencia Temer

por  VALOR

0
La capacidad de negociación será una clave de la presidencia Temer

La presidenta Dilma Rousseff fue separada de su cargo porque no consiguió viabilizar una salida de las crisis económica. En gran parte porque precisaba tomar medidas contrarias a las ideas de su base electoral.

El PMDB resolvió el armado de un gabinete pro-impeachment con el argumento de que los cambios que serán realizados en el país, aunque serán duros, sólo pueden ser dirigidos por un gobierno no electo. De ahí deriva la chance y el riesgo de Michel Temer. Para que el déficit de legitimidad de un gobierno sin votos y que promete dureza no aflore, el vicepresidente deberá tomar decisiones rápidamente, tanto en sus propuestas de medidas como en los acuerdos necesarios para su aprobación en el Congreso.

Deberá administrar también los reclamos de su partido, el PMDB, que siempre necesita favores para la federación de caciques que la dirigen. Ahora tendrá que poner límites a esas demandas y a las de sus aliados, incluso a las propias, y mostrar que el gobierno tiene un compromiso con la responsabilidad fiscal.

Es justo en medio de las negociaciones entre las posibilidades y los límites de la coalición de gobierno que lo sustentará que tendrá que arrancarle al Congreso reformas claves para el futuro, como la del presupuesto.

El resultado de la votación de "admisibilidad" del Impeachment en el Senado anticipará el límite de crédito con el cual Temer iniciará su gestión. Un resultado contundente será una demostración de fuerza que el vicepresidente no deberá desperdiciar si quiere conseguir el respaldo para continuar hasta el 2018.