Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La batalla crucial por el Senado

Además de definir quién se sentará en la Casa Blanca en los próximo cuatro años, republicanos y demócratas disputan hoy una dura batalla por el control del Congreso de Estados Unidos, que está en manos de los conservadores.

Las proyecciones indican que los demócratas pueden ganar la mayoría en el Senado, que renueva 34 de sus 100 escaños. Para eso el partido de Hillary Clinton necesita revalidar las bancas que tiene y que están en juego en la elección y arrebatar cinco a los republicanos (cuatro si gana la ex primera dama ya que el vicepresidente es también el jefe del Senado). El resultado en la presidencial suele impulsar a los congresistas de su misma formación.

La victoria en el Senado es crucial para definir la vacante en la Corte Suprema que se abrió tras la muerte en febrero del juez conservador Antonin Scalia. El presidente Barack Obama intentó designar allí a un magistrado de tendencia progresista moderada como Merrick Garland, pero la mayoría republicana bloqueó la iniciativa. Hoy el máximo tribunal está dividido entre cuatro jueces conservadores y cuatro liberales, y la llegada del quinto magistrado será crucial para las decisiones de esa corte.

En la Cámara de Representantes, que renueva el total de las 435 bancas, algunas encuestas apuntan a que los demócratas podrían obtener entre cinco y 20 escaños más, por debajo de las 30 que debería agregar para conseguir el control.