Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La UE teme que el Reino Unido relajesus reglas tributarias para atraer inversión

El director de impuestos de la entidad dijo que al librarse de las reglas europeas, podría reducir los impuestos corporativos. Pero tendría costo político

por  REUTERS

0

Cuando Gran Bretaña abandone la Unión Europea (UE), si finalmente concreta el mandato de las urnas, podría relajar sus normas impositivas para atraer inversiones.
Pero un memorando interno preparado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que analizó esa situación, concluyó que es improbable que logre atraer la inversión internacional convirtiéndose en un paraíso fiscal, según reveló ayer Reuters.
El director de impuestos de la OCDE, que asesora a la naciones desarrolladas sobre ese tipo de políticas, dijo que el Reino Unido podría usar el hecho de liberarse de las reglas de la UE para reducir los impuestos corporativos, aunque el precio político que pagaría sería muy alto.
Expertos en contabilidad y políticas vienen discutiendo la posibilidad de que el país pueda relajar sus normas tributarias sobre los beneficios de las multinacionales, que también podría ayudarles a evadir impuestos sobre las ganancias logradas en otros países de la UE, desde que los británicos decidieron dejar el bloque en un referéndum el 23 de junio.
"El impacto negativo del Brexit en la competitividad del Reino Unido podría empujarlo a ser más agresivo en su oferta fiscal", afirmó el director de impuestos de la OCDE, Pascal Saint-Amans, en un memo a cuyos detalles tuvo acceso Reuters. "Avanzar en esa dirección podría convertir al Reino Unido en un tipo de economía como la de un paraíso fiscal", señaló, aunque admitió que existen barreras prácticas y domésticas que pueden impedir que se llegue a esa situación.
El Reino Unido está inmerso en un proceso para rebajar su tasa impositiva para las corporaciones a 17%, comparado con el promedio de alrededor de 25% del resto de los países de la OCDE. La organización declinó comentar el memo, concluido el 24 de junio.
Como parte de su declarado objetivo de convertirse en el país más competitivo a nivel impositivo entre el G20, Londres ya introdujo alivios fiscales que permiten a las compañías pagar menos impuestos en algunas ganancias, así como nula carga tributaria sobre utilidades de subsidiarias en paraísos fiscales. Para mejorar su atractivo para las empresas, el Reino Unido tendría que recortar bastante su tasa impositiva o introducir un sistema de "generosas" reglas fiscales, indicó la OCDE. Fuera de la UE, los británicos podrían ofrecer selectivamente a los inversores foráneos acuerdos particulares, algo prohibido por la legislación comunitaria.
Un foro que reunió a máximos responsables del Banco Central Europeo el final de semana en Francia discutió el complejo horizonte que se abre para el Reino Unido con el Brexit.