SEÚL PIDIÓ ANALIZAR UN CORTE TOTAL DEL SUMINISTRO DE PETRÓLEO A PYONGYANG

La ONU estudia una resolución más fuerte contra Corea del Norte

El Consejo de Seguridad sesionó de emergencia tras la detonación norcoreana de una bomba de hidrógeno. EE.UU. quiere más sanciones y China, negociar

En un clima particularmente tenso, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sesionó de emergencia para deliberar qué medidas tomar luego de que Pyongyang desafiara resoluciones de la ONU e hiciera un ensayo con una bomba de hidrógeno de una potencia sin precedentes. Según dirigentes surcoreanos, la bomba, de una potencia estimada en 50 kilotones, era cinco veces más poderosa que en la prueba anterior de Corea del Norte y tres veces más que la lanzada por Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945.

"Ya es demasiado", dijo la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, que acusó al líder norcoreano Kim Jong-Un de "suplicar por una guerra". "La guerra no es algo que Estados Unidos quiera. No la queremos ahora, pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada", advirtió.

Estados Unidos, sus aliados europeos y japoneses anunciaron que negocian otra serie de severas sanciones de la ONU contra Corea del Norte, mientras es incierta la posición de Pekín y Moscú ambos con derecho de veto.

El octavo grupo de medidas sería sometido a votación del Consejo de Seguridad el 11 de setiembre, según Haley, quien reafirmó que es necesario que la ONU tome "las medidas más fuertes posibles".

El embajador nipón Koro Bessho dijo que "no podemos perder más tiempo". "Necesitamos que Corea del Norte sienta la presión; que si siguen por este camino habrá consecuencias", agregó. "Debemos trabajar juntos hacia una nueva resolución", señaló Bessho, luego de que la semana pasada, Corea del Norte pusiera a Japón en estado de alerta al disparar un misil de mediano alcance que sobrevoló su territorio.

El embajador francés, François Delattre, destacó que "la amenaza pasó de ser regional a global", por lo que es necesario que el Consejo de Seguridad actúe.

En cambio, Moscú y Pekín condenaron la detonación nuclear pero favorecieron una solución negociada. El embajador chino ante la ONU, Liu Jieyi, dijo que "el tema de la península debe resolverse pacíficamente. China nunca permitirá el caos y la guerra en la península". Y destacó: "Gracias al diálogo, podremos lograr la desnuclearización de la península coreana".

El embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, evaluó que "las sanciones por sí mismas no ayudarán a encontrar una solución y no estoy seguro de que influirán sobre la otra parte". La representante estadounidense no explicó qué tipo de medidas estudia Washington, pero diplomáticos dijeron que podrían apuntar contra los insumos petroleros de Corea del Norte, el turismo o los ingresos en divisas de trabajadores enviados al extranjeros, principalmente Rusia y China. Se prevé que hoy le presenten un borrador del texto a los miembros del Consejo de Seguridad.

 

Tags relacionados