Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La Corte Suprema de Brasil suspendió al diputado Eduardo Cunha, principal rival de Dilma

La justicia brasileña lo apartó de su cargo para juzgarlo en el caso de sobornos en la estatal Petrobras. Fue el principal impulsor del impeachment contra la presidenta

La Corte Suprema de Brasil suspendió al diputado Eduardo Cunha, principal rival de Dilma

Los ministros de la Corte Suprema brasileña suspendieron al presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, del PMDB, del cargo de diputado federal a causa del procesamiento por el caso de corrupción llamado Lava Jato.


La decisión será ratificada hoy por el pleno del tribunal. Se lo acusa de obstrucción a la justicia. La sentencia es una medida cautelar y atiende a un pedido de la fiscalía que afirma que Cunha, arquitecto del Impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff, usaba su cargo "en interés propio e ilícito para evitar que las investigaciones en su contra lleguen a buen término".


"No existe la menor duda de que el investigado no posee condiciones personales mínimas para ejercer, en este momento, en su plenitud, las responsabilidades del cargo de presidente de la Cámara de Diputados, pues no califica para la Presidencia de la República", señala el fallo del juez Teori Zavascki.


Cunha es actualmente el segundo en la línea de sucesión presidencial y, si Rousseff es suspendida por el Senado para iniciar un juicio de destitución, quedará como el primero en la línea detrás del vicepresidente Michel Temer, que reemplazaría a la mandataria.


Es el único político protegido por fueros que está siendo juzgado por la Corte Suprema en una causa que indaga si cobró al menos u$s 5 millones para facilitar un negocio con navíos sonda en la estatal Petrobras. En diciembre, cercado por denuncias en su contra y amenazado en la propia Cámara de Diputados con perder su mandato por faltas éticas, autorizó un pedido de Impeachment contra la presidenta por supuesta manipulación de las cuentas públicas. La presidenta Dilma Rousseff saludó la decisión del Supremo Tribunal Federal aunque la consideró tardía y lamentó la "cara dura" de Cunha al presidir la sesión de la Cámara donde se aprobó su pedido de juicio político. Según la mandataria, "ese impeachment es un claro desvío de poder, porque usó su cargo para vengarse de nosotros porque no nos prestamos a su chantaje".


A la cabeza de la Cámara quedará Waldir Maranhao, aliados del Gobierno del Partido Progresista, que también es investigado por sobornos en el caso Petrobras. Cunha anunció que apelará la decisión de la máxima corte de Brasil.


Según Transparencia Brasil, más de 58% de los 513 diputados federales están bajo la lupa de la justicia o han sido acusados de cargos de corrupción, asesinato y violación. En el Senado, un 60% tiene problemas con la justicia.