La "Alternativa para Alemania"

Para la mayoría de los alemanes estos comicios dejaron un sabor muy amargo porque por primera vez la extrema derecha a través del partido Alternativa para Alemania (AfD) que reivindica "hitos" de la época nazi, rechaza tajantemente al islam y a gran parte de la inmigración, estará representada en el Bundestag, la Cámara Baja federal, donde se discuten y se definen las principales políticas del gobierno.

El auge de esta agrupación que nació hace sólo cuatro años cuando no llegó al 5% para oponerse al euro y pronto giró hacia posiciones abiertamente xenófobas y filonazis, constituye así un giro en la historia alemana de la posguerra. Según las proyecciones, se prevé que cuente con 86 u 89 diputados en el parlamento y los demas partidos coinciden en tacharlo de "vergüenza para Alemania".

Una de las líderes del partido, Alice Weidel, se ha fijado objetivos a medio plazo: "Estar en condiciones de gobernar a partir de 2021".

Más de Internacionales