Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Kuczynski, con estrecha ventaja, se encamina a un triunfo en Perú

Con el 92,6% de las actas computadas, la tendencia favorece al ex ministro. Fue vital el apoyo de la izquierda. El ente electoral pidió esperar el resultado final con calma

El economista Pedro Pablo Kuczynski se encamina hacia un triunfo en el dramático ballottage presidencial en Perú, con una estrecha ventaja sobre su contrincante Keiko Fujimori, que aún no bajó los brazos, en una de las más reñidas contiendas de los últimos tiempos.
Con el 92,6% de las actas computadas, el economista liberal de 77 años obtenía 50,2% de los votos, contra el 49,7% de su rival, la heredera del clan Fujimori, de 41 años, según datos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).
Kuczynski mantenía una ventaja de 103.383 votos cuando faltaban contabilizar casi 800.000. Aunque los expertos apostaban ayer que el reparto de los sufragios restantes será proporcional y consideraban al próspero hombre de negocios casi como presidente electo, lo cierto es que matemáticamente el resultado puede revertirse, lo que permitía soñar a los fujimoristas.
El jefe de la ONPE, Mariano Cucho, pidió ayer esperar el resultado final con calma y explicó que faltaba contabilizar las actas de votos de las provincias más alejadas de Lima y del exterior.
Calculó que los sufragios emitidos fuera de Perú terminarían de llegar hasta el viernes, lo que generó críticas por la demora que se explica por el envío en papel de esos resultados.
El ex ministro de Economía del gobierno de Alejandro Toledo y ex funcionario del Banco Mundial, que en la primera vuelta tuvo casi 20% menos de votos que Keiko, remontó en el ballottage con el respaldo de los izquierdistas, centristas y derechistas moderados que no quieren el retorno de la derecha populista que encarna la hija de Alberto Fujimori, condenado por delitos vinculados con la corrupción y las violaciones a los derechos humanos durante los años 90.
Pero en caso de ser electo para gobernar hasta el 2021 lo hará con un Congreso mayoritariamente fujimorista, y con un bloque importante de izquierda, que le exigirá habilidad negociadora.
Ambos candidatos mantuvieron reuniones con sus comandos de campaña y guardaron silencio el lunes, tras breves declaraciones la noche del domingo cuando los bocas de urnas vaticinaban un empato técnico, en las que pidieron esperar los resultados oficiales.
Kuczynski se ubicó en tercer lugar en las elecciones presidenciales de 2011, detrás del mandatario saliente Ollanta Humala y Keiko, a quién entonces respaldó por temor a un giro a la izquierda de Humala, lo que finalmente no ocurrió.
Los analistas coincidieron en que la caída de Fujimori, que encabezó las preferencias hasta los días previos a la elección, respondió a las denuncias de presunto lavado de activos contra encumbradas figuras de su partido y el respaldo de Verónica Mendoza, líder de la izquierda y tercera colocada en la primera vuelta a Kuzcynski.