Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Keiko Fujimori y Pedro Kuczynski disputan voto a voto en Perú

Unos 23 millones de peruanos votaron en una jornada tranquila. Simpatizantes de ambos candidatos se juntaron frente a sus bunkers esperando una tendencia definitiva

"Gobierno de unidad", pidió Kuczynski

La populista Keiko Fujimori y el derechista Pedro Pablo Kuczynski peleaban ayer voto a voto para ganar el ballottage por la presidencia de Perú, de acuerdo a los sondeos de boca de urna que indicaban un empate técnico.
El ex ministro de Economía y hombre de negocios Kuczynski mantenía al cierre de esta edición una ligera ventaja sobre su rival, aunque dentro del margen de error, de acuerdo a las encuestadoras Ipsos y Gfk. Pero la firma CPI colocaba a Fujimori dos puntos por encima de su contendiente, también dentro del margen de error.
Simpatizantes de los dos candidatos, que se proponen mantener el rumbo económico del gobierno del presidente Ollanta Humala, se concentraron tras el cierre de los comicios frente a los bunkers de los dos candidatos en clima de festejo.
Las movilizaciones masivas en contra de Fujimori, denuncias por lavado de dinero que salpican a colaboradores y otras por narcotráfico que involucran a legisladores de su partido redujeron la ventaja que mantenía la candidata que registra fuerte apoyo en los sectores humildes.
Unos 23 millones de peruanos votaron en una jornada tranquila para elegir presidente, tras una larga campaña en la que no abundaron las propuestas concretas y tuvo como eje la ya tradicional disputa del fujimorismo versus el antifujimorismo.
Kuczynski, apodado ‘el gringo‘ por los años que vivió en el exterior, ganó en el final de la batalla el respaldo de la izquierdista Verónika Mendoza, que obtuvo el tercer puesto en la primera vuelta electoral, y de otros partidos de centro y de derecha, que rechazan la figura de Keiko, a la que asocian con el gobierno de su padre, Alberto Fujimori, encarcelado por violaciones a los derechos humanos y corrupción durante sus mandatos en la década del noventa.
Los antifujimoristas acusaron a la hija del ex presidente de preparar un gobierno autoritario y pusieron en discusión que en caso de llegar al poder propondría un perdón para extinguir la condena de su padre, que en el 2000 huyó a Japón, desde donde renunció por fax a la presidencia.
Si las urnas le dan la espalda, Keiko, de 41 años, repetirá la performance de hace cinco años, cuando cayó derrotada frente a Humala, ocasión en la que recibió el apoyo de Kuczynski, cuyo punto débil en esta campaña se concentró en su edad. Cumplirá 78 años en octubre. Pero si gana gobernará con la mayoría absoluta del Congreso, que le otorgó su buen desempeño en la primera vuelta, cuando se impuso con casi 40% de los sufragios, contra el 21% del economista graduado en la Universidad de Oxford.
Los candidatos inauguraron la jornada como tradicionalmente en Perú desayunando con su familia y colaboradores. "Es un día de fiesta y quien debe ganar es el Perú", dijo Fujimori, mientras Kuczynski, que cuenta con el aval de la clase media alta urbana, envió un mensaje a favor de la democracia y abogó por un "gobierno de unidad".
El próximo presidente deberá lidiar con el avance de la inseguridad y el crimen organizado y tendrá entre sus desafíos reducir las profundas desigualdades que persisten en este país de 31 millones de personas a pesar del sostenido crecimiento económico de los últimos cinco lustros.
Otra deuda se vincula con la informalidad en el sector de empleo en una economía donde el 70% de los trabajadores está en negro.
La actividad minera, que representa el 10% del Producto Bruto Interno (PBI) viene siendo cuestionada por comunidades andinas preocupadas por el impacto que pueden tener importantes proyectos en esa área en el agua y en sus cultivos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar