Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Justicia española inhabilitó a ex presidente catalán

La Justicia española condenó al ex presidente catalán Artur Mas a dos años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por la consulta simbólica secesionista que organizó el 9 de noviembre de 2014, mientras sus sucesores mantienen ese pulso soberanista.
La sentencia declara culpable a Mas –quien gobernó la región de Cataluña entre 2010 y 2016– de desobedecer al Tribunal Constitucional español, ya que previamente éste había declarada ilegal a la consulta. El fallo también afecta a dos de las consejeras integrantes de su gabinete, condenadas a un año y medio y a un año y nueve meses de inhabilitación.
Se trata del primer resultado concreto de la estrategia judicial del gobierno central del conservador Mariano Rajoy, que intenta evitar que la norteña región de Cataluña –de 7,5 millones de habitantes– celebre un referéndum de secesión por considerarlo ilegal.
El ex jefe del gobierno regional apelará ante el Tribunal Supremo español, en el que tiene "poca esperanza".
Su sucesor y correligionario Carles Puigdemont hace meses anunció que convocará a un referéndum sobre la eventual independencia de Cataluña a más tardar en septiembre próximo.
"Hemos sido condenados por defender unas ideas soberanistas; en el Estado español se persigue a la gente por sus ideas", subrayó Mas, quien destacó la "brutal diferencia" entre las democracias de España y el Reino Unido.
"Aquí nos condenan y allí anuncian un segundo referéndum", dijo el líder nacionalista en referencia al anuncio de solicitud de autorización a Londres para una nueva consulta vinculante que realizó la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon.