Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Investigan si los ataques en EE.UU. tienen conexión con el terrorismo internacional

Rahami, de 28 años, fue apresado en Nueva Jersey tras tirotearse con agentes. Obama, que está en Nueva York para la Asamblea de la ONU, pidió a los ciudadanos no "sucumbir al miedo"

El sospechoso es trasladado en ambulancia tras su detención

El sospechoso es trasladado en ambulancia tras su detención

La detención de un hombre sospechoso de haber participado de las explosiones del final de semana en Estados Unidos y las declaraciones de autoridades que no descartaron un vínculo entre los episodios ni que los mismos tengan conexión con el terrorismo internacional, elevaron el nivel de alerta en la víspera de la apertura de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, donde circulan un centenar de jefes de Estado.

El estadounidense nacido en Afganistán Ahmad Khan Rahami, de 28 años, cuya imagen había sido difundida ayer temprano, fue detenido en Linden, Nueva Jersey, tras un tiroteo con la policía en el que resultó herido. Rahami fue trasladado en una ambulancia, según imágenes de una cadena de TV.

El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, aseguró ayer que los ataques "podrían tener un vínculo común o (haber) una persona detrás de todas las explosiones". "No me sorprendería si hallamos una conexión internacional", agregó Cuomo, a diferencia de sus declaraciones del domingo, en las que había asegurado: "no encontramos una vinculación con el ISIS", al referirse al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El subdirector de la oficina del FBI en Nueva York, Bill Sweeney, aportó un dato tranquilizador. "No tenemos ninguna indicación de que haya una célula operativa en la ciudad", dijo.

Por su parte, Chris Bollwage, el alcalde de la ciudad de Elizabeth (Nueva Jersey), donde vivía Rahami, señaló que el sospechoso no estaba bajo el radar de la policía local.

Los ataques en Chelsea, en Manhattan, Nueva Jersey y Minnesota, donde un estadounidense de origen somalí de 22 años apuñaló a nueve personas haciendo referencias a Alá, tuvieron lugar en un lapso de 24 horas, lo que planteó temores en materia de seguridad a 48 días de las elecciones presidenciales. Ocurrieron una semana después de la conmemoración de los ataques a las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001.

El presidente Barack Obama, que se encuentra en Nueva York, instó a sus compatriotas a no "sucumbir al miedo" y aseguró que su gobierno hará lo necesario para hacer justicia. "En momentos como estos creo que es importante recordar lo que los terroristas y extremistas violentos están tratando de hacer. Están tratando de hacer daño a personas inocentes, pero también quieren inspirar miedo en todos nosotros", dijo a la prensa.

Aunque el país está preparado para repelar ataques de magnitud, parece más vulnerable a los que siguen la modalidad de lobos solitarios inspirados en EI o Al Qaeda. El EI reivindicó solamente el ataque en Minnesota. Las autoridades desconocían si Rahami podría haber mantenido vínculos con el extranjero. "No sabemos aún si es un único individuo, más de un individuo o si se trata de un grupo organizado", dijo De Blasio a la CNN. La cadena de noticias mostró las imágenes del sospechoso tras su detención, con una venda en su brazo derecho y moviendo la cabeza hacia los lados, con sus ojos abiertos y el torso parcialmente cubierto por una frazada.

Nueva York desplegó más de 1.000 uniformados en aeropuertos, terminales de ómnibus y estaciones del subtes, previo a la apertura hoy de la Asamblea General de la ONU.