Inicio anticipado de compras en ’Viernes Negro’, con recepción encontrada

El frenesí de compras en Estados Unidos conocido como ’Viernes Negro’ comenzó en un horario más civilizado, según destacaron varios compradores este año. Minoristas como Target Corp y Toys R Us adelantaron sus aperturas a la noche del jueves.

Aunque el cambio fue denunciado por algunos empleados de tiendas y ciertos tradicionalistas como algo que aleja a la gente de su familia en el Día de Acción de Gracias, muchos consumidores aprovecharon la oportunidad de comprar antes de medianoche o en las primeras horas de la madrugada.

“Creo que es mejor que sea temprano. La gente se vuelve loca más tarde en la medianoche. Yo estoy cansada a medianoche”, dijo Renee Ruhl, de 52 años y empleada de un hotel, en una tienda Target en Orlando, mientras regresaba a su auto con regalos a las 21.30 o 2 horas y media antes del horario de apertura de la cadena el año pasado.

Los minoristas han estado en una carrera por comenzar lo que es considerado como el inicio de la temporada de feriados y compras de fin de año, mientras intentan acaparar el esquivo gasto de los consumidores, que no crecería tanto como en el 2011.

Las tiendas de descuentos de Wal-Mart Stores Inc, abiertas el Día de Acción de Gracias desde 1988, ofrecieron algunas ofertas de ’Viernes Negro’ a las 20 y promociones especiales en algunos artículos electrónicos a las 22.

Target adelantó su apertura de medianoche a las 21 del jueves y Toys R Us abrió sus puertas a las 20.

Las primeras horas atrajeron clientes que no habían considerado codearse con las gran cantidad de gente que va a comprar el Viernes Negro, indicó Jason Buechel, ejecutivo de Prácticas Minoristas en Accenture, sobre sus observaciones en los centros comerciales. El clima cálido también ayudó a hacer salir al público.

Los artefactos electrónicos más importantes no fueron los únicos ítems bienvendidos.

En Macy’s en Herald Square, la línea de Estee Lauder se vendió abruptamente poco después de la apertura a medianoche.

Las apuestas obviamente son altas de parte de los minoristas estadounidenses, que pueden ganar más de un tercio de sus ganancias anuales en la temporada de fiestas de fin de año. La Federación Nacional de Minoristas proyecta un aumento del 4,1% en las ventas minoristas durante el período de feriados de noviembre-diciembre este año, por debajo del incremento del 5,6% registrado en el 2011.

En otro sondeo, NRF dijo que 147 millones de personas harían compras entre viernes y domingo, debajo de los 152 millones que compraron en el fin de semana del Viernes Negro el año pasado. El sondeo no indicó cuántos compradores planeaban ir a las tiendas el jueves.

Los consumidores siguen preocupados por el alto desempleo y los posibles aumentos de impuestos y recortes de gasto públicos que se darían en el 2013. Además, los efectos de Sandy, la tormenta que afectó la costa este a fines de octubre, podría tener consecuencias en lo que pueden gastar los compradores.

Temas relacionados
Más noticias de viernes
Noticias de tu interés