Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Imparable, Trump resiste la presión de su partido y suma dos nuevos triunfos

El magnate republicano logró cómodas victorias en el norteño estado industrial de Michigan y en el sureño y rural Mississippi, uno de los más religiosos y pobres del país

El operativo "anti-Trump" puesto en marcha por la élite republicana esta última semana parece no haber dado los frutos deseados. El millonario magnate Donald Trump, favorito precandidato republicano, obtuvo ayer cómodas victorias en las primarias del norteño estado industrial de Michigan y Mississippi, uno de los estados más pobres y religiosos del país, ampliando así su ventaja en la carrera por la nominación para las elecciones presidenciales de Estados Unidos. En tanto, la precandidata demócrata Hillary Clinton arrasó en Mississippi, un estado con fuerte presencia afroamericana, pero todas las expectativas estaban puestas en Michigan, donde las encuestas la daban como ganadora por más de 20 puntos pero el escrutinio prometía un final abierto.
Al cierre de esta edición, con 30% de los votos escrutados, el senador socialista Bernie Sanders lideraba por cuatro puntos el recuento de votos demócratas (51% a 47%), en un resultado que –de confirmarse– sería un duro revés para la ex secretaria de Estado, hasta ahora clarísima favorita, mientras le daría una bocanada de aire a la campaña de Sanders sobre todo de cara al próximo gran round en Ohio y Florida, el martes próximo.
Los republicanos celebraron además internas en Idaho y Hawai, donde aún no había resultados oficiales.
En total, en la jornada se definieron 150 delegados republicanos y 166 demócratas. Michigan era el que más repartía: 59 republicanos y 147 demócratas.
Si bien la mayoría de las encuestas mostraban a Trump con una sólida ventaja en Michigan, el desempeño del magnate republicano era motivo de expectativa por su retórica contra el libre comercio y las promesas de fijar impuestos a coches y autopartes provenientes de México, que resuenan en una región que ha perdido decenas de miles de empleos en el sector de manufacturas y en la industria. Al cierre de esta edición sacaba una ventaja de 14 puntos y ya lo daban como ganador.
En Mississippi, Trump también ganó, seguido por el senador de Texas, Ted Cruz.
Con estos triunfos en su haber, Trump recupera así impulso después de sufrir una semana de ataques desde la propia elite del partido republicano y de repartirse cuatro contiendas el sábado con Cruz, quien se posiciona a sí mismo como la principal alternativa para destronar al polémico multimillonario en la carrera. En Michigan, Cruz se ubicaba anoche tercero detrás por poco del gobernador de Ohio, John Kasich. Lejos, en cuarto lugar se ubicó el senador por Florida Marco Rubio, quien deberó sí o sí obtener una victoria abrumadora en su propio estado, el martes próximo, para no quedar fuera de carrera.