Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Hillary es favorita pero sigue sin poder noquear a Sanders

La reciente interna demócrata en el estado norteño industrial de Michigan deparó sorpresas, abrió interrogantes y dejó una certeza: Hillary Clinton es favorita, pero su rival Bernie Sanders aún es una amenaza latente a su candidatura y cuenta con aire para dar batalla por un buen tiempo más.
"El milagro de Michigan". Así calificó el diario especializado Político el resultado de la primaria en ese estado, en el que Sanders logró un triunfo ajustado, pero triunfo al fin, contra todos los pronósticos que daban como ganadora a la ex secretaria de Estado por 15 puntos.
"Los medios corporativos nos habían descartado. Los encuestadores decían que estábamos muy atrás. Pero ganamos. Gracias, Michigan", agradeció Sanders por Twitter. El inesperado triunfo revivió el entusiasmo en su campaña, sobre todo de cara al próximo round importante, el martes que viene, cuando se celebren internas en Ohio, Florida, Illionois, Carolina del Norte y Misouri.
Es que, aunque Clinton aparece como favorita en Florida y Ohio, lo que ocurrió en Michigan fue aleccionador. No solo por las erradas encuestas sino también porque con la tanda del próximo martes se acaban las primarias en el los estados del sur, donde Hillary tiene más apoyo, y se vuelcan hacia el llamado "cinturón industrial" del norte del país, donde el discurso de Sanders a favor de los trabajadores, con eje en las desigualdades y las fallas del actual sistema económico está ganado cada vez más adeptos. "Nuestras áreas más fuertes están aún por llegar", dijo ayer el senador.
Aunque ganó 9 de las 22 primarias, en cantidad de delegados no obstante sigue muy atrás. Clinton cuenta con 1238 y él con 572, de los 2.383 que hacen falta para obtener la nominación.