Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Hillary busca el golpe de gracia para ganar las primarias

El último tramo de las primarias en Estados Unidos se resolverá hoy con las elecciones en seis estados, entre ellos Califronia que pone en juego 475 de los 806 delegados demócratas. Aunque también habrá votaciones entre los republicanos, no hay disputa dado que Donald Trump ya es el candidato.
En el caso de Hillary Clinton, si bien no cuenta aún con los representantes necesarios para confirmar su postulación, tiene casi liquidado el pleito con Bernie Sanders. Luego de la victoria en Puerto Rico le restan 30 delegados para ganar. Su contrincante espera derrotarla en California para influenciar entre los superdelegados que en su gran mayoría apoyan a la ex primera dama. La misión es casi imposible si se tienen en cuenta que las encuestas no favorecen en ese estado al senador por Vermont.
El botín es el voto de unos ocho millones de hispanos, que en gran mayoría favorecen a la ex secretaria de Estado. Habrá internas también en Nuevo México, Nueva Jersey, Montana, Dakota del Norte y Dakota del Sur.
Clinton quiere hacer historia como la primera mujer de un gran partido que logra la candidatura presidencial en EE.UU. y, por supuesto, la primera presidenta norteamericana.
"¡Acabamos de ganar Puerto Rico! ¡Gracias a la Isla del Encanto por esta victoria!", afirmó el domingo, luego de saber el resultado en la isla.
Las últimas encuestas dan a la ex primera dama una ventaja de solo dos puntos sobre el senador autoproclamado "demócrata socialista", que casi no tiene opciones de hacerse con la nominación presidencial, pero se resiste a tirar la toalla.