Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Hillary Clinton y Donald Trump quedaron a un paso de pelear por la presidencia

En el segundo supermartes de las primarias en EE.UU. marcó la confirmación de los favoritos. Kasich dio la nota en Ohio. Sanders quedó muy lejos

El supermartes definió a los dos favoritos para ganar las primarias, ahora la disputa comenzará a personalizarse

El supermartes definió a los dos favoritos para ganar las primarias, ahora la disputa comenzará a personalizarse

Donald Trump y Hillary Clinton se afianzaron como candidatos a representar a sus respectivos partidos en las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos.

Mientras que el republicano ganó los estados de Florida, Carolina del Norte e Illinois, y disputaba en paridad con Cruz a Missouri, la ex primera dama sólo debió pelear ese mismo Estado, que peleaba anoche palmo a palmo con Bernie Sanders. El dato más fuerte lo otorgó el gobernador del Estado de Ohio, John Kasich, que en su propio territorio puso algo de suspenso a lo que vendrá en las primarias conservadoras.

El estado de Florida no sólo repartió la mayor cantidad de representantes partidarios a las convenciones de julio sino que en el caso republicano otorgó la totalidad de las plazas a ganador. De esta forma, el magnate inmobiliario, se llevó los 99 delegados en disputa.

 

Trump derrotó sin atenuantes al senador local Marco Rubio en su estado natal, que sólo pudo hacerse fuerte en su pago chico de Miami. Los números finales marcaron 46% para el ganador, 27% para el Senador local, 17% para Cruz y 7% para Kasich.

Aunque de forma más ajustada, el empresario también ganó las internas de Carolina del Norte, Missouri e Illinois, lo que lo acerca aceleradamente hacia una inapelable victoria. Sin los números finales, el controvertido candidato ya llegaba a 570 delegados, cerca de la mitad de los 1237 para ganar.

La disputa, en cambio, aparece mucho más clara en el rincón demócrata. La ex primera dama tuvo una cómoda performance en casi todos los distritos donde compitió. En Florida se impuso por más del 65% de los sufragios y se alzó con 122 delegados, mientras que su rival Bernie Sanders sólo obtuvo 60. Hillary ganó también en forma cómoda Carolina del Norte, donde logró el 56% de los votos y en Ohio, donde logró el 55%. De esta forma dejó en una posición de debilidad a su rival interno, el autoproclamado "socialista" Sanders, que sólo logró hacer pie en Missouri donde tenía al cierre de la edición ventaja, pero que de todas formas lo sigue alejando de la Casa Blanca.

Hillary cuenta ya con más de 1020 delegados, contra 680 de su rival. Si se tiene en cuenta que en ese partido existen de 493 "superdelegados", que no son electos, de los que 467 anunciaron su apoyo a la candidata, la suerte parece echada. Para llegar a la nominación, de todas formas, aún necesita lograr 2383 delegados.